Mujeres con discapacidad buscan empoderamiento

Ibarra. Noemí Trejo fue una de las 50 mujeres líderes que participó en el encuentro ‘Ser mujer con discapacidad’, organizado en Quito por la Secretaría Técnica del Plan Toda una Vida.

Dentro de las actividades, los delegados de la Fundación española ONCE realizaron la donación de 146 libros (62 de braille) y en formato digital Daisy (84 de audio) al Ministerio de Cultura.

Este proceso permite que personas con discapacidad visual accedan a la lectura de grandes obras de la literatura mundial, los cuales, serán cedidos a la Biblioteca Nacional de la Casa de la Cultura.

Noemí, quien tiene discapacidad visual y es coordinadora del centro popular especial Imbabura, comentó que una de las obras que más le llamó la atención fue Don Quijote de la Mancha, de Miguel Cervantes.

Ella, al igual que otras personas amantes de la lectura, espera que en Ibarra también se implementen este tipo de literaturas para personas con discapacidad visual.

Señaló que todavía existen altos índices de violencia contra mujeres con discapacidad y en el encuentro hablaron sobre la experiencia en cada provincia, cómo se vive y si son tomadas en cuenta. “Gracias a Dios aquí en Imbabura sí somos tomadas en cuenta, pero falta muchísimo para que entendamos que las mujeres con discapacidad aún vivimos con violencia”.

En la casa, en el trabajo y en las calles sufren violencia, según Noemí cuando en la casa no te permiten ir a una rehabilitación o te sobreprotegen es considerado violencia, “porque te están limitando tu derecho a la vida”, dijo.

Además, indicó que el encuentro fue importante “porque necesitábamos una motivación para que en cada una de nuestras provincias poder insertándonos en los movimientos de mujeres”.

De acuerdo a un comunicado, Rosa Zaruma, del Cañar, también tiene discapacidad visual y ha tenido que afrontar la discriminación. Sin embargo, mencionó que se unió a una organización para empoderarse de sus derechos.

Noemí Trejo, coordinadora del centro popular especial Imbabura, durante su intervención en el encuentro.
Ana Paláez (c), del grupo ONCE, fundación que se encarga de realizar programas de integración para personas con discapacidad.