Mujeres alistan los pupos

IBARRA.   En dos semanas más la capital imbabureña será sede de uno de los eventos nacionales a nivel barrial más importantes de la temporada. Se trata del Campeonato de Fútbol Femenino en la categoría abierta. Todo está casi listo para que arranque el certamen, que reunirá a más de 500 jugadoras de todo el Ecuador los días 16, 17 y 18 de septiembre.

 Organización.  Marlon Acosta, presidente de la Federación Deportiva de Ligas Barriales y Parroquiales de Imbabura junto al directorio trabaja a contrarreloj para el inicio del certamen que será el próximo 16 de septiembre.

“Tenemos casi listo el proyecto. La próxima semana se imprimirá el afiche promocional. Contaremos con lo mejor del balompié femenino del Ecuador”, dijo Acosta.
El presidente de Fedeligas tuvo contacto con el ministro del deporte José Francisco Cevallos, quien podría asistir a la inauguración oficial del torneo de mujeres.

 Equipo local se prepara.  Imbabura tiene a su representante para este campeonato. Se trata de la Liga La Esperanza, que entró en la recta final de su preparación
“El hecho de ser locales no nos garantiza que seamos campeones del evento. Pero nos preparamos para que el título se quede en la provincia”, dijo el dirigente.
Se conoció que dentro del plantel local hay futbolistas con experiencia que participaron en anteriores torneos nacionales.

 Sedes para el certamen a disposición.  El campeonato se desarrollará en los diferentes estadios de la ligas barriales de la ciudad. Uno de los principales escenarios será el estadio Simón Bolívar, que pertenece a la Federación de Ligas Barriales y Parroquiales de Imbabura. A esa sede se sumarán la San Miguel de Ibarra, Jesús del Gran Poder entre otros.

 Inversión está lista.  Para organizar el torneo nacional, el Ministerio del Deporte transfirió los recursos que son cerca de 15 mil dólares a la Federación Nacional de Ligas Barriales y Parroquiales del Ecuador. Según Acosta sin la ayuda de esa cartera de estado el evento no se cumpliría, pues Fedeligas no tiene los recursos suficientes para cubrir los gastos de hospedaje y alimentación.