Mujer vive entre la basura en el parque

37f1Ibarra. Carmelita, es el nombre con el que los vecinos del parque la familia bautizaron a una mujer, que desde hace 8 años, habita en el lugar en medio de la mendicidad y entre la basura que ella recoge, subsistiendo de la caridad.    

Crónica. Con un saco rosado, camiseta negra, falda de tela color caqui, sin zapatos y de contextura bastante delgada encontramos a Carmelita.

Una casa fabricada a base de plásticos y palos viejos,  su casa, las piedras o están en los cimientos, por lo contrario están sobre el techo, para evitar que los plásticos no se vuelen producto de los fuertes vientos veraniegos.

Su vajilla, nada lujosa, consta de una olla pequeña llena de tizne, una lata vacía de pintura y un envase de soda.
La Coca Cola es su bebida preferida, los vecinos de vez en cuando obsequian a Carmelita una botella pequeña de este líquido.
Con un escaso círculo social, que consta de dos o tres vecinos que la saludan y de vez en cuando la compañía de un perro.
La mujer quien según los pobladores del parque de La Familia padecería esquizofrenia se defiende de los extraños lanzándoles piedras. “Si alguien no le hace nada, ella está no más ahí tranquilita”, dijo Mónica Morejón, quien hace deporte en el parque por las mañanas.
Carmelita siente repudio por los niños, Aura de Esparza confiesa que “a los niños les corretea y los insulta, cada domingo se saca la ropa y la quema”, aseguró doña Aura, quien vive en el vecindario el mismo tiempo que Carmelita.

 

Pedido. Pocos son los vecinos que se atreven hablar del tema, en el vecindario existe división sobre la presencia de Carmelita.
Pesé a las opiniones divididas, todos coinciden que la mujer necesita un lugar adecuado para subsistir y para el tratamiento de su enfermedad

Daños. Diego Sambrano, cree que se debe rellenar los huecos que la mujer ha creado. “Cómo van a jugar aquí mis hijos con toda esa basura y huecos”, afirmó.
Pablo Arellano, cree que “pese al dolor que genera la presencia de la señora, las autoridades deberían intentar ayudarla”. Arellanó recordó que no es un espectáculo para que vean los niños.