Muertes injustificadas en Venezuela

Ningún modelo político puede llamarse exitoso si de por medio hay violencia, muertes injustificadas, falta de libertad, irrespeto por los derechos humanos, enfrentamientos y total ausencia de diálogos y consensos. Por ello, no se puede entender, de ninguna manera, lo que está sucediendo en el hermano país de Venezuela.

La violencia, se genere donde se genere, siempre será un paso al desmoronamiento de las estructuras democráticas de un país. Los medios de comunicación que han sufrido censura evidente -por ahora lo que se conoce es a través del Twitter- han visto opacadas sus legítimas pretensiones para informar. Los hechos violentos que ya suman seis víctimas mortales, entre ellas, Génesis Carmona, la Miss Turismo de Carabobo, que con tan solo 22 años, murió por una hemorragia a causa del disparo producido por la policía venezolana en la marcha convocada por el opositor Leopoldo Lopez. ¿Alguien puede justificar estas acciones por más importantes que sean los fines del gobierno de turno en Venezuela? Por supuesto que nadie y ojalá las percepciones de que “el gobierno se cae de maduro” no conlleve a más violencia y más muertes. El actual gobierno de Venezuela le debe una explicación al mundo, pues cerrarse a la banda utilizando el mismo discurso lleno de confrontación tiene un solo camino: el fracaso. Que Venezuela encuentre su ideal bolivariano en las ideas y no en las balas.

 

Política y
naturaleza humana