Muere Rosa Canales, referente del arbitraje femenino en Ecuador

Guayaquil (EFE).- Rosa Canales, pionera del arbitraje femenino en Ecuador e integrante del equipo de jueces del Mundial de fútbol femenino de la categoría Sub-19 disputado en 2004 en Tailandia, murió este martes debido a un cáncer, confirmaron compañeros de profesión.

Canales, que arrancó su carrera arbitral a los 19 años, perdió la disputa que sostuvo desde noviembre pasado cuando le detectaron un cáncer de abdomen. Su fallecimiento ha enlutado a sus colegas locales que tuvieron en ella a una de sus principales instructoras.

Además del Mundial de Tailandia, la referí formó parte de equipos arbitrales en partidos por la Copa Libertadores masculina, en el campeonato ecuatoriano de fútbol profesional desde 1998 y en otros torneos regionales del fútbol femenino.

Retirada hace siete años del arbitraje, Canales se convirtió en la primera mujer en participar en su especialidad como asistente o juez de línea en los campeonatos ecuatorianos del fútbol masculino.

Tras su retiro profesional en 2012, se dedicó de lleno a la labor de instructora de nuevas jueces, “por lo que unas 128 mujeres han sido inspiradas y guiadas hasta convertirse en árbitros en Ecuador por ‘Rosita'”, precisó a Efe el presidente de la Asociación de Árbitros Profesionales (AFE), Luis Muentes.

El directivo añadió que dentro del grupo aproximado de 128 jueces que tiene Ecuador, “unas catorce han alcanzado en este momento el nivel FIFA en diferentes ramas del fútbol, gracias a la guía de una de las primeras árbitras en Ecuador que alcanzó también ese nivel”.

Varios miembros del gremio arbitral ecuatoriano lamentaron no poder despedirse de su colega debido al confinamiento que desde marzo pasado rige en el país por la pandemia del coronavirus.

Canales nació en la localidad ecuatoriana de Marcelino Maridueña, de la provincia costera de Guayas, donde murió a los 46 años, tras vivir durante otros muchos en la ciudad andina de Riombamba.

“El arbitraje y el fútbol ecuatoriano pierden a una gran profesional, pero por sobre todo, a una gran mujer y ser humano que dio mucho por el arbitraje ecuatoriano, aunque no tuvo todo el respaldo que realmente se merecía”, comentó Muentes.