El movimiento indígena está vivo, dice Lourdes Altalima

El 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de las Naciones Unidas implementó el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el cual se conmemora el 9 de agosto de cada año. Uno de los objetivos de la instauración de esta fecha, es crear conciencia mundial sobre las situaciones de desigualdad que los rodean.

Vinculando este aspecto a nuestro país, son 18 pueblos y 15 nacionalidades las que habitan en todo el territorio ecuatoriano, los cuales forman parte de los 476 millones de pueblos indígenas del mundo.

Al respecto de este tema, en un comunicado de prensa, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), manifestó el sentir de gran parte de la población a quien representa: “Queremos garantías para ejercer nuestros derechos, proteger nuestros territorios y formas de vida”.

El “Valle del Amanecer” es considerado a nivel nacional como la capital intercultural del país, debido a la variedad étnica de sus habitantes.

 

En este territorio, la realidad es similar a la que vive el mundo, con grandes grietas de desigualdad para los pueblos indígenas, según manifestaron algunos de sus dirigentes, quienes a su vez, creen que se han conseguido algunos logros, pero que falta mucho por hacer.

“Desde nuestra constitución se reconoce a Ecuador como un estado pluricultural, bajo este esquema estamos: indígenas, mestizos, afros y los pueblos indeterminados. Con este concepto de integralidad, pienso que se deben ir aterrizando políticas públicas en beneficio de los pueblos, nacionalidades y pueblos originarios; en virtud de que se pueden ver marcadas las brechas de desigualdad”, opinó Lourdes Alta Lima, concejal rural del cantón Otavalo.

El tema de la desigualdad se ve reflejado en varios aspectos de la vida en sociedad, tales como: educación, salud, economía y empleo, entre otros. Para Alta Lima, uno de los principales problemas es la falta de oportunidades laborales para las personas de las zonas rurales, lo cual no les permite tener un crecimiento paritario a los ciudadanos de la parte urbana.

“La falta de oportunidades para un desarrollo integral han sido mayormente evidenciadas con el aparecimiento de la pandemia mundial por el Covid 19. No tenemos las mismas posibilidades en lo que se refiere a empleo, porque no hay una política de generación de empleo.

Una familia con empleo va a poder concentrar esos ingresos en mejores condiciones de vida para su familia. Desde mi punto de vista, muy personal, considero que hace falta trabajar mucho en ese fin”, agregó la autoridad otavaleña.

Según le manifestó a El Norte, Manuel Catucuago, presidente de la Federación de Pueblos Kichwas de la Sierra Norte del Ecuador Chijallta FICI, los pueblos y nacionalidades de cada uno de los países necesitan ser atendidos de forma prioritaria, ya que tienen muchas necesidades y las constituciones de sus repúblicas deben solventarlas.

“En todos los países hay muchísimas dificultades desde los estados para que puedan entender y apoyar a los pueblos y nacionalidades. Dentro de lo que es Ecuador, gracias a nuestra lucha social hemos logrado obtener muchos derechos dentro de la constitución. Ahora tenemos 21 derechos que nos garantizan el apoyo y la atención desde el estado, pero lamentablemente hay muchos de estos que están en letra muerta”, dijo.

Una de las principales cualidades de los pueblos indígenas es su organización para luchar, tanto por ideales como por derechos, en beneficio de todos, no sólo de sus territorios, según explicó Catucuago.