Motociclismo, la pasión de ibarreño Manuel Loyo

empresarioEl ibarreño Manuel Loyo desde 1997 inició la actividad económica dedicada a la venta de repuestos, accesorios de motos y trajes para motociclistas de enduro y motocross. Actualmente también incursionan en la venta de accesorios para ciclistas.


LABOR
Moto House Tienda de accesorios es el nombre del negocio de Manuel Loyo.
La idea nació porque siempre le han gustado las motocicletas, de hecho, también ha participado en competencias a nivel nacional y forma parte del Ibarra Moto Club que organiza carreras en la provincia de Imbabura.
Manuel Loyo también es uno de los fundadores del Enduro nocturno.
“Lo seguimos haciendo por el amor que tenemos a las motocicletas”, afirma.
El gusto, la pasión y el amor al motociclismo es lo que ha hecho que este negocio sobreviva 18 años, asegura el comerciante.
El hijo de Manuel, Stefan Loyo, de 14 años, heredó el gusto al deporte y se dedica al motociclismo.
En la década de los 90 en Ibarra no era común observar almacenes de venta de accesorios y trajes de motociclistas.
El socio de Manuel es su hermano Dany Loyo. Se enfocaron en el hecho de que en Ibarra no era fácil conseguir los productos.
Llantas, repuestos para motores, botas, gafas, trajes cascos, rodilleras, busos, pantalones, cuelleras, coderas, guantes, incluso las mochilas en las que se incorpora el depósito para el agua, son algunos de los productos que se encuentran en Moto House.
Un traje económico para el deporte del motociclismo alcanza los 1 000 dólares, cuenta con protecciones básicas.  
El intermedio llega a costar 1 500 dólares, con protecciones más avanzadas.
El más costoso y los que utilizan los semiprofesionales y profesionales con materiales que son fabricados en carbón, lo que ayuda al peso, se encuentran desde los 2 000 dólares.
Los principales clientes de Manuel son de la provincia de Imbabura, de sectores como Otavalo, Cotacachi, Atuntaqui y también del sur de Colombia, porque en el vecino país no hay variedad de productos.
“Siempre somos más fuertes que ellos en ese aspecto”, asegura. Su producto es importado desde Estados Unidos, lo compran a intermediarios.
A la venta están trajes para todas las edades; para niños desde cuatro años  hasta adultos de 65 años. Se diversifica entre lo que es el Enduro (deporte de montaña), motocross (se practica en pista).
Lo más caro del traje es el casco  y las botas, existen diferentes gamas. La tendencia son los colores fuertes, fosforescentes.