Moradores afirman que Barrio el Batán es “tierra de nadie”

Como una ‘tierra de nadie’ califican al sector comercial de la calle 31 de Octubre y barrio El Batán, los comerciantes y habitantes de este lugar. Los propietarios de negocios que aquí funcionan aseguran que a diario son víctimas de robo por parte de un grupo de personas que han hecho de esta zona su lugar de operaciones.

A pesar del temor de los comerciantes, algunos decidieron hablar para dar a conocer la realidad que se vive a diario acá en esta parte de Otavalo

“En tres meses capturamos a dos delincuentes que se robaron productos de nuestro local. Aplicamos justicia indígena con la ayuda del Cabildo Kichwa pero eso no ha sido suficiente. Es necesario que haya control policial permanente en este sector”, dijo una comerciante que pidió no ser identificada por temor a represalias.

Los supuestos delincuentes que tienen en zozobra a la zona están identificados. Ellos se han apropiado de las bancas ubicadas en la calle Abdón Calderón en donde, según los comerciantes, consumen licor artesanal y drogas todos los días sin importar el que por estas calles circulen personas de todas las edades.

En un recorrido realizado por EL NORTE, uno de los comerciantes señaló cuatro negocios en donde supuestamente se expende ‘puntas de forma camuflada’.

“La venta de alcohol artesanal es la principal causa para que haya robos, enfrentamientos, a puños y con armas cortopunzantes y amenazas a los transeúntes y comerciantes”, aseguró Yolanda Sánchez.

Ventas ambulantes
Los dueños de negocios formales de esta zona explican que otro problema que se vive a diario es la presencia de un gran número de vendedores informales.

Para ellos esto se ha convertido en un problema porque los informales ocupan parte de las veredas, provocando aglomeraciones y creando el escenario perfecto para que los ‘dueños de lo ajeno’ hagan de las suyas. “Incluso los vehículos que reparten la mercadería son objeto de robo por estos ciudadanos”, afirmó Cristian Ruiz.

Presencia policial
A pesar de que en la calle Abdón Calderón se puede evidenciar la presencia de Agentes de Control Municipal, su trabajo para evitar que las veredas sean ocupadas por los vendedores informales es insuficiente.

Por otro lado, la mañana de ayer, dos servidores policiales se encontraban vigilando la zona para brindar mayor seguridad pero, según Cristian Ruiz, comerciante de la calle 31 de Octubre, “la presencia policial debe ser permanente y se deber dar seguimiento”, puntualizó.

Comisaría Nacional

La nueva comisaria nacional, Diana Palaguachi, dio a conocer que por medio de denuncias ciudadanas ya se han detectado este y otros lugares. “Vamos a realizar una planificación semanal en la que conste erradicar estos sitios de comercialización de licor artesanal, con el objetivo que la gente viva pacíficamente”, explicó Palaguachi. La flamante funcionaria mencionó también que este problema debe ser tratado en coordinación con municipio, la Policía Nacional y la población.