Montalvo y su libertad de pensamiento

Juan Montalvo, el más grande escritor ecuatoriano, falleció el 17 de enero de 1 889.

En homenaje a su memoria, citamos algunas de sus reflexiones sobre la libertad de pensamiento.

La libertad de pensamiento ha constituido siempre la libertad política; y estas dos libertades por maravilla no habrán traído consigo la libertad civil, grupo adorable y seductor como el de las tres Gracias (Las Gracias, en la mitología griega, las tres diosas de la alegría, el encanto y la belleza. Hijas del dios Zeus y la ninfa Eurínome, sus nombres son: Áglae, Eufrósine y Talía).

A medida que el absolutismo toma pie las tres libertades se separan; cuando descuella con todas sus fuerzas, cuando oprime con cien brazos, como dice Montesquieu, no deja sombra de ellas, bórranse, destrúyense, el lienzo queda limpio para recibir la imagen del tirano. El gobernante que no permite hablar ni escribir es tirano; el pueblo que no puede ni uno ni otro, esclavo.

La prensa es el ‘de aquí no pasarás de los gobernadores, de los ministros’, del monarca y aun del poder legislativo. Libertad de hablar sin libertad de pensar, no existe.

La imprenta en los pueblos civilizados es la palanca con que se mueven los mayores pesos, el brazo de Hércules que despedaza tigres y leones, los reyes la tiemblan, los pueblos esperan en ella, y donde se la entiende y aprecia, la imprenta es un trono elevado que echa de sí mil rayos luminosos.