Momentos difíciles vive la EMAPA-I por inobservancias

En una situación delicada se encuentra la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ibarra (EMAPA-I) puesto que debe afrontar procesos y sanciones en caso de que no se atienda con diligencia las recomendaciones que ha puesto en conocimiento la Dirección de Ambiente del GPI, que es la autoridad ambiental.

Pero además, está el proceso que se ventila en la Fiscalía por presunto delito ambiental en el caso de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) y en la Contraloría que se conoce tiene elaborados ya los borradores de los informes correspondientes.

Como complemento, en caso de que observar las disposiciones legales y las normas constitucionales para la protección de los recursos hídricos, se corre el riesgo de perder la licencia ambiental correspondiente.

En el caso de la Contraloría del Estado, EL NORTE tuvo acceso a un documento en el que se observa al Alcalde del GAD municipal de Ibarra, miembros del directorio de EMAPA-I, los gerentes generales de la empresa, directores técnicos y de proyectos, analista de alcantarillado, analista de estudios y diseños, analista de la PTAR, analista de gestión ambiental, y cada uno en el cumplimiento de su responsabilidad que “inobservaron la Constitución de la República en sus Arts. 14 y 264 numeral 4; COOTAD en sus Arts. 136, 196 y 317 numeral 16 y 17; Art. 318 numeral 11; Art. 320 numeral 5; Código Orgánico de Ambiente, la norma de calidad ambiental y de descarga de efluentes al recurso agua, lo que ocasionó que aproximadamente 400 litros de aguas residuales sigan siendo descargadas directamente al río Tahuando, sin ningún tratamiento, causando la contaminación por modificación de propiedades físico-químicas y biológicas de este cuerpo de agua”.

La Contraloría exhorta a las autoridades y funcionarios a que expliquen las causas y expongan sus puntos de vista, justifiquen documentadamente los puntos que sean de sus competencias, dentro de sus periodos de gestión.

Estos resultados son de carácter provisional y no constituyen un pronunciamiento definitivo, se señala. La información debe ser remitida a la oficina de auditoria asignada en la sala de capacitación del tercer piso de la EMAPA-I

Respuestas no satisfactorias
Existen 9 procesos administrativos y pese a que las autoridades de la EMAPA-I apelaron la primera multa de 15 000 dólares, la misma no pasó y deberá ser cancelada por cuanto las respuestas técnicas no fueron convincentes, entre ellas las justificaciones de por qué no llegan a los límites permisibles y por qué no se han cumplido los planes de acción que se han propuesto.


Diego Villalba: “Las respuestas denotan desconocimiento técnico”

En un nuevo diálogo con el ingeniero Diego Villalba, director de Ambiente del GPI, él ratificó que el tema de la PTAR no puede ser llevado al plano personal ni político, porque se requiere una respuesta eminentemente técnica para resolver los problemas.

¿Cuando llega la solución?
A nosotros nos interesan las respuestas técnicas para poder dar por finiquitado un proceso administrativo. La información que la empresa da, hace que se ratifiquen las multas en los procesos administrativos de los que está siendo objeto lamentablemente la EMAPA-I.

¿Qué esperan ustedes?
Este es un proceso que debe estar manejado bastante técnicamente y muy afinado en el tema operativo y sobre todo en el tratamiento mismo del agua que debe ser completamente eficiente y eso hoy por hoy no está pasando. Estamos bastante lejos de que eso suceda dentro de la PTAR.

¿Se presentó una apelación a la multa de USD 15 mil?
Esta apelación de la EMAPA-I siguió el trámite legal por parte del comisario ambiental y el departamento de Procuraduría Síndica del GPI para poder ratificar o eliminar la multa, pero de lo que hemos revisado, las respuestas de la empresa no concuerdan en nada con lo que se podría justificar. En este caso el proceso para el pago de la multa de 15 mil dólares continúa.

¿El GPI puede ayudar?
La Prefectura lo que hace es ejercer la autoridad ambiental para la que fue designada y velar por el cumplimiento de las normas y, sobre todo, que se precautele los recursos naturales de la provincia, en este caso el río Tahuando.

¿Los informes no se justifican?
Yo me ratifico, los informes que pasa la EMAPA-I desde la parte técnica son bastante inconexos y las respuestas no son congruentes y eso denota un desconocimiento total de los técnicos…

¿Y el gerente…?
Lamentablemente el gerente de la empresa no es técnico en la rama y eso dificulta más aún el proceso, pero sobre todo los técnicos que están en la parte ambiental no ayudan en el proceso como tal y para nosotros sí es complejo el poder entablar una comunicación directa que es lo que hemos venido pidiendo, inclusive a los miembros del directorio de la EMAPA-I.

¿No es un tema político o personal de su parte?
Nosotros les hemos dicho que esto no es un tema político y tampoco un tema personal de Diego Villalba contra EMAPA-I, de ninguna manera, esto es un tema eminentemente técnico y legal que la empresa debe saber justificar y eso no ha ocurrido.

Aquí se pierde más que lo que se gana…
Quien está perdiendo definitivamente es la EMAPA-I, porque si no da respuesta a los procesos que se llevan adelante por el tema PTAR va a seguir teniendo multa tras multa y proceso tras proceso… el comportamiento es mañoso.