Molestia por grafitis en lugares públicos

grafitisOTAVALO.  Ver grafitis en las paredes de casas particulares, establecimientos educativos, entidades públicas y otras, hoy en día se ha convertido en algo normal para los ojos de propios y extraños.

Voces. La situación tiene dividido el criterio de los ciudadanos. “No es posible que en lo que va del año me haya tocado pintar tres veces la pared. Y nadie diga nada”, señala Mario López quien vive entre la Quito y Roca. Precisamente este sector es uno de los más ‘vistosos’, por las ocurrencias, colorido y trazos.Las paredes del coliseo del Instituto Tecnológico Superior República del Ecuador, ITSRE también es otra víctima.  

De todo tipo. Frases o declaraciones de amor son la constante en este centro educativo.  “No podemos decir que una declaración de amor es un grafiti. Más bien creo que es un acto de cobardía de los jóvenes que hacen esto”, dice Ramiro Velasco, rector del ITSRE.
Protagonistas. Érika Bonilla estudiante del ITSRE, cree que los mensajes son bonitos y muy especiales. “Eso nos levanta el ego. Me parece una actitud muy bonita”.  Aunque reconoce que en ciertos casos se salen del contexto y lo que hacen es rayar las paredes, lo que daña la imagen de la ciudades y de las casas.  

Ordenanza. Elmer Carvajal edil de Otavalo impulsó una ordenanza que norme esta situación. “Tiene como finalidad que se sancione a los responsables. Además que se dé un espacio para que los artistas muestren el grafiti como arte”. La norma jurídica busca establecer algunos espacios en los que se podrán realizar las pinturas, por ejemplo, aquellos de acceso libre que son urbanos que no sean patrimoniales.   Según Carvajal el mes próximo estará lista la normativa.