Misterio en Selva Alegre: estudiantes convulsionan sin razón aparente

estudianteOtavalo.- El comportamiento extraño de 16 estudiantes de un plantel educativo en la parroquia, es el tema central de conversación en Selva Alegre.

Un equipo de EL NORTE llegó hasta el lugar ubicado a 93 kilómetros para cerciorarse del evento. Aunque nadie se pronunció al respecto, se pudo comprobar que tres estudiantes se encontraban al interior de la Iglesia María Auxiliadora. ‘Gritos y exclamaciones’, era la constante, mientras Leonardo Lara, párroco de la Iglesia les hablaba.

Versiones. “Es algo extraño, dicen que han estado jugando la tabla Ouija y no han cerrado bien la puerta –Se refiere a la finalización del juego- y se quedó abierta. Por eso los espíritus están libres”, comenta una estudiante, que omite su identidad. La menor reconoce que hay un problema anormal en su institución pero no dio más detalles.

Este rotativo se trasladó hasta el plantel educativo, pero nadie habló. Dos profesores aseguraron que no estaban autorizadas para dialogar, pues el rector se encontraba en Otavalo. Tras unos minutos de espera, EL NORTE se contactó con la autoridad quien corroboró que no podía hablar de ese tema, pero aseguró que en la parroquia están acostumbrados a exagerar todo. “Cualquier información del tema, puede darla el director distrital. Pueblo chico infierno grande, es un refrán que le calza al pueblo”, sentenció.

Versión oficial. Bladimiro Santander, presidente del Gobierno Parroquial de Selva Alegre, habló con EL NORTE sobre el tema. “Tenemos pleno conocimiento que está pasando algo anormal desde hace tres semanas en el Bloque 1 de la Unidad Educativa”, comentó.

De acuerdo a su versión la preocupación es evidente, pues tras los respectivos exámenes médicos a las estudiantes no se ha detectado nada. Para el martes se tiene previsto realizar una reunión entre los directivos parroquiales y padres de familia de la institución. Amílcar Chimarro, quien es uno de los encargados de trasladar a los estudiantes, también mostró su inquietud por lo que sucede. “El jueves me llamaron a las 10:00 para que retire a los estudiantes. Mi hijo dijo que 20 chicas se habían desmayado”, dijo.