Las misas se oficiaron sin la señal de la cruz en la frente

Hacer fila para ingresar a cualquier espacio cerrado ya se volvió común desde que llegó la pandemia al país hace casi un año. Los fieles católicos esperaron entrar a la iglesia para no perder la tradición de hacerse poner la ceniza en forma de cruz en la frente.

Ante la pandemia esa cruz de ceniza en la frente no fue posible este año, por lo que ayer la ceniza fue colocada sobre la cabeza, un acto que dejó sorprendidos a algunos.

En la iglesia sí es una tradición ponerse la ceniza en la cabeza, como lo ha hecho el Papa Francisco y los obispos, explicó monseñor René Coba, obispo de la Diócesis Ibarra, “esta vez ha sido a todos para evitar el contacto con la piel”.

Luego de la celebración, monseñor Coba fue uno de los primeros en recibir este acto de fe.

Sara Guamán no perdió la tradición de asistir a la misa un miércoles de ceniza, ayer lo hizo junto a su madre María Burbano, “lo hacemos por la espiritualidad, la fe en Dios y porque es nuestra costumbre”.

El obispo de la Diócesis Ibarra también aprovechó el diálogo con la prensa e hizo un llamado a la ciudadanía a ser responsable.

“Hay que cuidar a los demás, cuidarnos nosotros, hacer las cosas no para que nos vean y agradezcan, es un llamado a la autenticidad y la coherencia”, comentó el obispo René Coba.

Monseñor Coba hizo otro llamado “muy fuerte a las autoridades, a todos, a ser responsables en el cumplimiento de nuestras obligaciones. Hermanos queridos, el tema político, económico, sanitario es grave, no podemos vivirlo así, exigimos de las autoridades del Gobierno a que sean decentes en su actuar y en su obrar”, agregó el religioso. Señaló que la actitud del pueblo ha sido desastrosa en los días de feriado, “no respetamos, pensamos que es juego, por Dios hermanos, la vida de los demás depende de tu actitud”, dijo al añadir: “Lávate las manos, pero lávate el corazón, conserva la distancia”.

Explicó que se llevarán a cabo las celebraciones por este tiempo de Cuaresma como siempre se lo ha hecho, pero con los aforos reducidos y cumpliendo con los protocolos de bioseguridad.

Además, mencionó que “La iglesia te pide ayuno, es decir, no comer carne, te pide oración, meditación, leer las sagradas escrituras, la pasión del Señor y sobre todo la limosna en silencio, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha compartiendo aún de lo que te hace falta”.

La procesión va por dentro, dijo monseñor René Coba, al comentar que se cumplirá con todos los ritos en Semana Santa, pero con el cuidado y los aforos reducidos.
El viacrucis se realizará y también las siete palabras. Monseñor indicó que no saben aún si se llevará a cabo el lavatorio de los pies.