Minitestamento 2 019

Soy el 2 019, llego al final de mis días, se van a acabar mis penas, y también mis alegrías. Como no tengo fortuna, para dejarles de herencia, haré unas reflexiones, para que tomen conciencia.

Cuarenta universidades, ofreció Moreno en campaña, giles los que le creyeron, mentira de tal calaña. Empleos también ofreció, cientos de miles por año, los empleos no aparecen, todo fue otro vil engaño. ¡Vuelve Correa! gritan, todos sus seguidores, como no regresará, lloren nomás sufridores. En octubre los correístas, quisieron sacar a Moreno, pero como no pudieron, están que se comen veneno. Los indígenas nuevamente, se tomaron la capital, luchando por sus derechos, la represión fue brutal.

El decreto 883, tuvo que ser derogado, la lucha del pueblo, amigos, siempre dará resultado. El cura Tuárez solito, apareció en El Ejido, los indígenas que le vieron, le dieron su merecido. Los valientes correístas, que no le temen a nada, corrieron miedosos todos, a meterse en la Embajada. Los jóvenes de este tiempo, ya no valoran lo nuestro, cantan y bailan reguetón, fea música sin ton ni son. Si no estudian queridos jóvenes, tendrán bajas notas en sus registros, qué feo que les comparen, con esos vagos ministros. Los políticos corruptos, alegan ser inocentes, cuánta plata se robaron, tarea de delincuentes.

Sin más nada que decir, me despido hijos míos, el aliento se me acaba, y me dan escalofríos. ¡Feliz 2 020!