Ministro de Salud: “Si logramos aplanar la curva vamos a poder manejar de mejor manera la emergencia” 

Ecuador cumple este lunes  6 de abril tres semanas de aislamiento con un creciente balance de víctimas por Covid-19, 191 fallecidos y 3.747 contagiados, y un cuerpo médico cada vez más castigado por el cansancio y los síntomas de la propia enfermedad.

Juan Carlos Zevallos, ministro de Salud, confirmó el dato de que en el país un total de  417 a  más de 1.600 miembros del personal hospitalario, entre médicos, enfermeras, técnicos y administrativos, han padecido o se ven afectados con síntomas del coronavirus, unos confirmados y otros no. “Ellos han sido sometidos a cuarentena y en los próximos días habiendo ganado inmunidad se incororarán de nuevo a su trabajo”, manifesto.

El Ministro de Salud recordó que en el país rigen nuevas condiciones y son decisiones que se deben tomar, como el aislamiento y a restricción de movilidad. Además mencionó dos aspectos que hay que tomar en cuenta respecto a los números de contagios.

En su informe entregado al as 17:00 en la cual no se publican cifras detalladas, señaló que existen dos curvas de contagio. La primera es el contagio con una persona que tiene una carga viral muy alta. “Esto es lo que ocurrió en Guayaquil al principio con las personas que llegaron desde Europa, esta curva creció de manera exponencial”, explicó Zevallos.

Para el Ministro a medida que el virus se hizo comunitario se espera que dicha carga viral se haga más leve, más paulatino para que el organismo tenga la capacidad de crear anticuerpos y el sistema de salud de atender la emergencias de hospitalización.

“En el 95% de los casos, el virus entra al organismo, este comienza a defenderse y a crear inmunidad, anticuerpos; para el día 14, las defensas aniquilan el virus. Si logramos aplanar la curva vamos a poder manejar de mejor manera la emergencia”, añadió.

El contagio de facultativos y personal médico se ha convertido en una trampa para el país, que trata de derivar personal de las provincias menos afectadas a las que más están sufriendo los embates de la crisis.

En una rueda de prensa, el viceministro de Gobernanza y Vigilancia del Ministerio de Salud Pública, Julio López, se refirió hoy a recientes contagios de médicos del hospital Baca Ortiz en Quito.

Y es que tres semanas después de declararse la emergencia nacional, que ha paralizado por completo al país y paralizado el 70 por ciento de la actividad comercial, la provincia de Guayas y su capital, Guayaquil, siguen siendo la zona cero de contagio.

No obstante, en los últimos días parece haber una ralentización en el incremento de los contagios en esa provincia: de los 326 y 302 del miércoles y jueves, respectivamente, a los 145 del viernes, 14 del sábado, 122 del domingo y 10 de este lunes.

Los contenedores se suman a la distribución desde el domingo de ataúdes de cartón por la escasez de madera y tendrán un uso temporal hasta que los cuerpos puedan ser sepultados en los espacios que ofrece el Gobierno en el camposanto Parque de La Paz.

Según Jorge Wated, jefe de la Fuerza de Tarea Conjunta que se encarga de recoger los cadáveres, las morgues de los hospitales más grandes de la ciudad, como el de Monte Sinaí o Guasmo Sur, solo tenían capacidad para ocho cuerpos aproximadamente.

“Si ahora se les mueren más personas al día, ¿dónde ponemos esos cuerpos?”, se preguntó antes de aclarar que a esas morgues móviles también han llegado cadáveres de hospitales más pequeños y menor capacidad.