Mini periodistas que construyen desde la palabra

Tulcán. Un proyecto escolar de Periodismo que nació en noviembre del año anterior con un grupo de estudiantes de la Unidad Educativa Sagrado Corazón de Jesús, en Tulcán, terminó convirtiéndose en la escuela formativa para pulir las habilidades de 20 estudiantes de diversas edades.

Mini periodistas. El Club de Periodismo, en esta institución tulcaneña, tiene una historia de dos décadas. Y quienes hoy hacen parte de la experiencia incursionan en la radio, prensa y televisión como medios tradicionales, pero también están en el mundo digital, propio de su generación.

Jessica Montenegro, es la joven docente responsable de proyecto. Como ex alumna y ex integrante del Club, bajo el nombre de “Onda Bethlemita”, le dieron forma a la propuesta. Con ayuda de la comunicadora social Silvana Urresta, emprendieron el reto de pulir los talentos innatos de los ‘miniperiodistas’.

Y es que el grupo es bastante diverso, dinámico, entusiasta.

Luciendo orgullosos sus chalecos como buenos profesionales de la comunicación se preparan para hacer entrevistas, agendar temas, cubrir eventos institucionales, sociales, tomar nota de los asuntos de interés e incluso hacer roles de maestros de ceremonias en su institución. A estas alturas los nervios ya no significan mucho cuando están al aire.

Estudiantes. Anahí Vela es parte del grupo. Tiene 13 años. Sonriente y junto a sus compañeras se califica como una ‘miniperiodista’ y recuerda lo difícil que en principio le resultó ordenar sus ideas y expresarse en micrófonos. Señala que la aventura de buscar noticias es complicada. En estos meses Anahí aprendió que el periodismo no tiene horario. Alenys Bedoya, también es ‘miniperiodista’. Desde su experiencia resalta el compromiso que la profesión tiene con la sociedad. Mientras relata sus vivencias no puede evitar mencionar lo que ocurrió con los compañeros de El Comercio. “Fue muy duro, ellos solo hacían su trabajo”, dice la pequeña a quien se le entrecorta la voz al hablar del tema. Y quizá por eso Nathaly Coral, integrante del Club, complementa que finalmente “ser periodista abarca sobre todo sentir y saber transmitirlo”.

Talento. Para las entusiastas jóvenes escuchar su voz en la radio es parte de la recompensa a su esfuerzo. Saber que son capaces de desenvolverse, de desarrollar un tema, de hacerlo llevadero, comprensible, de proponer alternativas a los medios tradicionales. Son una nueva generación, probablemente de comunicadores, que visibilizan otras miradas sobre el mundo.

Una guía. Silvana Urresta, comunicadora social y funcionaria del Gobierno Provincial fue la guía de esta actividad al compartir conocimientos. Lo importante del proyecto es que no se desarrolla desde una mirada adulta, sino que son los jóvenes quienes le dan forma a su programa, sus temas, sus noticias. Destaca que compartir con los chicos evidencia temas que están por fuera de las agendas mediáticas y que deberían incluirse. “Los temas de jóvenes no deben ser rellenos”, dice y para eso coincide con sus pupilas que lo más importante la sensibilidad ante cuanto ocurre ante nuestros ojos.

Cada fin de semana los jóvenes se congregan para desarrollar el programa radial “Onda Bethlemita”.
Jessica Montenegro (i) docente y Silvana Urresta (d) comunicadora, guían esta iniciativa.