Minería levanta problemas sociales

Tulcán. En la zona noroccidental del Carchi, la actividad minera arremete cada vez con mayor fuerza, generando la preocupación de las comunidades asentadas en estos espacios.

La problemática, además del impacto ambiental, es también social, pues situaciones inusuales como amenazas y sobornos empiezan a generarse hacia la comunidad y sus dirigentes. Así se denunció ayer en el segundo foro binacional de conservación, biodiversidad y educación ambiental, que se desarrolló en el Gobierno Provincial de Carchi con los principales representantes de la zona noroccidental y del límite fronterizo colombiano.

Dirigentes. Nilo Ortiz, presidente de la Junta Parroquial de El Chical, explicó que en esta zona un 73% de la población no está de acuerdo con la actividad. El dirigente asegura que ya hay sobrevuelos en Chical y que se los “estaría provocando” por lo que sostuvo defenderán su territorio. Respondió también a las denuncias que dentro del foro salieron a flote como los supuestos sobornos a dirigentes para dejar avanzar la minería, pero complementó que no existe cómo probar aquello.

Para Ortiz las alternativas productivas para esta zona son la agricultura (caña, maíz, tomate, papaya, piña, cítricos), el ecoturismo y la psicultura.

Silvio Cantincuz, de la comunidad El Baboso de la parroquia de Tobar Donoso, afirmó que en esta zona también existe minería ilegal, gente que llega sobre todo de Zaruma y que ingresan sin autorización de la comunidad Awá. “Llegan, entran a nuestro territorio y quieren sobornar a la gente”, aseguró, incluso menciona que tiempo atrás hubo un par de asaltos en la zona, situación que no quieren recrudezca ya que la comunidad le apuesta al ecoturismo con proyectos como el mariposario Awá.

Guillermo Herrera, prefecto del Carchi, explicó que se ha avanzado en la provincia en temas ambientales al sumar 100 mil hectáreas para la conservación, pero se mostró preocupado por la zona de la cordillera oriental y por el 40% del territorio carchense que ha sido concesionado a las mineras.