Mima tu piel con mascarillas

Ibarra. Las mascarillas faciales son un producto cosmético empleado de manera puntual para complementar, de forma sencilla, el ritual de belleza diario.
Para que los beneficios que ostentan sean realmente efectivos hay que buscar la que más se adecúe a cada tipo de piel y que contenga los activos necesarios que ayuden a mejorar la dermis facial.

Las mascarillas faciales ofrecen beneficios desde la primera aplicación en tan solo unos minutos, permitiendo purificar, hidratar o iluminar la zona.

Estos efectos actúan tanto en pieles sensibles, como en pieles secas y deshidratas, o mixtas-grasas.

Tipos de piel. Los beneficios para cada piel vienen determinados por los ingredientes activos de la mascarilla facial.

La experta establece qué mascarilla habrá que utilizar dependiendo de las características de la dermis. Por ejemplo, en el caso de la piel seca se debe utilizar una mascarilla hidratante. Para un cutis acneico está indicada una del tipo purificante y calmante.

También se tiene el caso de la piel con rescea, aquí se benefician del uso de una mascarilla hidratante y calmante. Para dermis fotoenvejecida se debe emplear una fórmula que ilumine e hidrate la piel (antioxidantes). Finalmente, para piel con manchas necesitan activos que unifiquen su tono.

Su importancia. Una de las cosas mas importantes hoy en día es tener una piel sana, hidratada y luminosa que protegen la piel, estos son algunos de los beneficios en general que estas nos brindan.

Otro beneficio, a tomar en cuenta, es que estas protegen la piel, brindando nutrición para mantener una piel sana y luminosa.
Además limpian en profundidad y mantienen la humedad en las capas profundas de la piel.

Existen ciertos lugares de la cara en donde no se deben aplicar las mascarillas.
Se debe tomar una ducha en espacios cortos de tiempo. Es recomendable, según expertos, no pasar de los cinco minutos diarios.