Militares recorren los 37 pasos irregulares en la frontera norte

En la frontera norte, el personal militar de la Brigada de Infantería N° 31 Andes de Ecuador a través del B.me 39 “Mayor Molina” y del Grupo de Caballería Mecanizado José María Cabal de Colombia se realizaron operaciones de control en los respectivos límites fronterizos.

La presencia de militares de ambos países en estos sectores representa mucha seguridad para la ciudadanía en general. “Es gratificante poder ver a al fuerza pública por estos lugares, eso nos da tranquilidad”, explico Alfonso Flores, morador de la localidad.

La continua planificación de las operaciones y el entrenamiento del personal militar han permitido detectar y neutralizar actividades ilícitas de contrabando, narcotráfico y el uso ilegal del espacio territorial, la acción inmediata y eficaz de los soldados en la frontera norte.

Estos operativos de control permiten el desarrollo y progreso de los habitantes de estas regiones de ambos países, lo que permite una vida de tranquilidad y de paz en la frontera norte.
Los militares, aparte de patrullar la zona, se concentran en resguardar instalaciones estratégicas, la zona minera, realizar operaciones de control de armas, municiones y explosivos en toda la jurisdicción.

Luego de la petición del Gobernador de Nariño, John Rojas de militarizar la frontera, se realizó un recorrido por los municipios de Ipiales y Aldana, donde autoridades civiles y militares identificaron más de 30 pasos ilegales en la frontera con Ecuador a lo largo de 170 kilómetros.

Uno de los sitios más críticos es Altamira, donde se unen los ríos Blanco de Colombia y Carchi de Ecuador, en este sitio el nivel del agua no supera los 1.50 metros y la vegetación es espesa.

“Lo que intentamos es que evidencien lo difícil que es controlar estos pasos que tengan otro punto de vista, es una zona extensa que involucran localidades como Carlosama, Ipiales, Aldana, Potosí, por eso es necesario reforzar el pie de fuerza dijo el secretario de Gobierno de Ipiales Darío Revelo.

Desde la llegada de la pandemia al país, los pasos fronterizos entre Ecuador y Colombia, fueron cerrados. Esto aumentó la masiva presencia de migrantes por los pasos ilegales hasta donde te también llegó la fuerza pública de los dos países.