Milady Cuello de Cabral, embajadora de República Dominicana en Ecuador: “Nosotros lo que vendemos con más orgullo es nuestro país”

El pasado 24 de mayo de 2021 se realizó la investidura del presidente ecuatoriano Guillermo Lasso en una ceremonia que se desarrolló en el Palacio Legislativo de la Asamblea Nacional. 

A la misma asistieron diferentes jefes de estado e invitados especiales, quienes aprovecharon la visita a Ecuador para crear relaciones de cooperación entre los distintos países con el nuevo gobierno. 

Uno de los presentes fue el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, quien junto a su delegación presenciaron la toma de posesión de Lasso y fueron testigos del juramento que el mandatario realizó ante la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, quien también le impuso la banda presidencial. 

La embajadora de República Dominicana en Ecuador, Milady Cuello Ortiz de Cabral, quien entregó sus cartas credenciales en febrero pasado, fue una de las integrantes de la delegación que asistió a la investidura de Guillermo Lasso. 

Ante ello, EL NORTE conversó con la embajadora sobre las expectativas de cooperación que existen entre el país caribeño y el país andino, así como los objetivos de la diplomática en Ecuador. 

¿Qué significado tuvo para usted que Ecuador y República Dominica se hayan encontrado a través de sus primeras autoridades?

Para mí fue de muchísimo significado. Muy pocas veces a un embajador le toca una coincidencia tan estelar de que llegué al país, en febrero pasado (presentó sus cartas credenciales ante el entonces Canciller, Luis Gallegos), justo antes de que termine el mandato de Lenín Moreno y lo primero que encontré en el aeropuerto fue un póster de Guillermo Lasso y dije ‘creo que va a ser el nuevo presidente de la República’, sin haber leído nada de Lasso porque yo me había documentado sobre Ecuador en sentidos generales, pero de la política del momento yo quería documentarme en el terreno para saber en dónde están las prioridades. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Luis Abinader (@luisabinader)

¿Qué imagen quedó en usted al llegar al Ecuador?

Yo sabía que venía un cambio de gobierno y creo que los ecuatorianos tienen un corazón gigante porque delegaron un gobierno a una persona en sillas de ruedas (el anterior mandatario Lenín Moreno). En unas elecciones participan personas de todos los niveles y tuvieron la capacidad de ponerse de acuerdo para seleccionarlo a él, yo pensé que él debe tener una riqueza espiritual muy grande para que los ecuatorianos se hayan fijado en su riqueza espiritual y creo que vino al mundo con una misión. Me llamó la atención ese proceso que ustedes protagonizaron y siento que la gente con la que voy a intercambiar este período de mi vida laboral tiene una riqueza de espíritu.  Tengo una asignatura pendiente de conocer un poco más del tejido social de este país. 

¿Además de la función de representar a su país, qué otras funciones cree son necesarias en un embajador?

Cuando uno tiene una función diplomática no solamente es la importancia de representar bien al país donde uno viene, sino conocer la cultura, las costumbres, las creencias con el que vas a compartir un tiempo. 

A raíz de la posesión de Guillermo Lasso y de la presencia del presidente Luis Abinader en Ecuador ¿Qué lazos se pudieron generar entre los dos países para que sigamos siendo dos naciones hermanas que si bien son distintas, pero a la vez comparten similitudes culturales?

Hay muchas expectativas que son muy positivas porque sentí una conexión muy espontánea entre el presidente Lasso y el presidente Abinader, cuando las dos figuras principales de un país tienen puntos en común las cosas se dan mucho mejor. Nosotros en la República Dominicana lo que vendemos con más orgullo es nuestro país, un país hermosísimo, y durante mi paso por Ecuador sé que voy a lograr una explosión turística desde aquí hacía la República Dominicana e incrementar las relaciones de negocios. Nosotros podemos aportar mucho a Ecuador y Ecuador puede aportar mucho a nosotros, pero dependerá de la importancia que yo le dé a mi tiempo con los empresarios, con los estudiantes, con los maestros y con todos los grupos con los que un embajador debe comprometerse para afianzar las relaciones culturales y comerciales que deben ser mucho más fuertes. 

¿Cuál es su misión principal?

Mi misión es hacer que los ecuatorianos vean a República Dominicana no solo como un lugar para vacacionar, sino para hacer buenas inversiones y que sea una carretera de doble vía y que los dominicanos puedan ver las oportunidades que tiene Ecuador para nosotros. Tengo sobre mis espaldas un compromiso importante. 

¿En ese sentido su trabajo va a ser más de territorio que de escritorio?

Claro, yo no creo mucho en los trabajos de escritorio, a menos que yo sea una escritora y necesite tiempo para hacer libros. Mi trabajo es de terreno, soy además una fiel defensora de los medios de comunicación porque ahí me formé e hice una historia en mi país. Sé que la comunicación bien manejada es un tesoro invaluable.

República Dominicana es conocida como una potencia turística ¿Cómo se ha manejado la pandemia del COVID-19 para dentro de este sector?

Hay retos que se asumieron inmediatamente que empezó la pandemia y es que las cadenas hoteleras que están instaladas en mi país se involucraron junto con el gobierno y con el pueblo en sentido general a expandir entre los dominicanos el que nos vacunaramos pronto. El gobierno del presidente Abinader está prácticamente empezando, no tiene todavía un año, pero es una de sus principales promesas. Nuestro país está entre los 10 países que en el mundo ha hecho uno de los mejores manejos de la pandemia, había que salvar la vida del dominicano, pero también salvar la inversión de tantas firmas importantes que han dedicado su vida al trabajo turístico. Es necesario hacerle saber al mundo que estamos haciéndole frente de manera rápida e inteligente para que los turistas sientan seguridad. Cuando una persona ve en nosotros un destino es porque confía que el tiempo que estará allí será de disfrute y seguridad en todos los sentidos. 

¿Esto que ha representado?

Que nuestros hoteles no se hayan quedado vacíos porque hubo una comunicación muy puntual y certera para que el mundo supiera que si se movían allá no corrían riesgo y hasta ahora se ha estado haciendo un manejo inteligente de la situación. Los hoteles se han sumado a las campañas y sabemos que hay que incidir en el comportamiento del dominicano y del turista que nos visita para que pudiéramos seguir adelante con una de las principales fuentes que no se podía debilitar y mucho menos caer. La actividad turística se mantiene, no se ha detenido ningún avión, no se ha detenido ningún plan de oferta y todo sigue, se redujo un poco, pero está en proceso de aceleración permanente. 

Ecuador es un país que tiene una riqueza turística, pero que no ha sido tan explotada como República Dominicana ¿Qué aprendizaje podría tener nuestro país del camino recorrido por República Dominicana en el sector turístico?

Dios me ha dado la oportunidad de estar en Ecuador en un momento importante tanto para ustedes como para nosotros y mi paso por aquí si Dios me lo permite lograremos que la corriente turística dominicana, que es ya de muchos años, pueda incrementarse con grupos turísticos que provengan de Ecuador. Esto va a generar una mayor interacción entre los dos países. Tengo planeado visitar las universidades principales del país con la finalidad de que podamos implementar un intercambio de profesionales o estudiantes que estén en la línea del turismo para que podamos hacer intercambios culturales puntuales de beneficio para ambas partes. 

La posesión de Guillermo Lasso no fue solo la oportunidad para generar contactos con Ecuador, sino también con otros países, la delegación de República Dominicana tuvo la posibilidad de reunirse con la delegación de Estados Unidos ¿A qué conclusiones se llegaron ante ese contacto?

Yo tuve el privilegio de estar presente en una de las reuniones que tuvo el presidente con Estados Unidos y la interacción económica, cultural, de proyectos y de personas estoy casi segura que se va a incrementar en función no solo de que el dinero sea el atractivo, sino también la riqueza cultural de unos a otros. Es muy probable que en los próximos meses se fortalezca. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Luis Abinader (@luisabinader)

De estos primeros meses que usted está en Ecuador ¿Qué imagen se está llevando de Ecuador y qué imagen el mundo se ha llevando de República Dominicana?

Hay diferencias marcadas entre los ecuatorianos y dominicanos, pero con ello podemos enriquecernos con la forma de ser de cada uno. República Dominicana es un país en el caribe con un clima privilegiado, de sol todo el año, y desde siempre hemos sabido que teníamos que vender nuestro patrimonio principal que es playa y sol. Esto ha sido bien recibido por grupos económicos importantes y también en países en donde hay estaciones muy marcadas en donde el invierno es invierno y el verano es verano, los países europeos por ejemplo pueden ver en nosotros la parte del mundo en donde pueden disfrutar un poco más de la naturaleza. De lugares donde hay inviernos crueles van a la República Dominicana y ya complementa un poco, en esa dirección se desarrolla el país, además de las otras áreas como la minería, la agricultura y demás, pero el turismo es un intangible que solo se hace tangible cuando hay una mentalidad consciente de todos.