Migrantes venezolanos piden prórroga para cruzar

Tulcán. Cerca de 200 venezolanos permanecen represados en el puente internacional de Rumichaca, esperando alguna solución para quienes no tienen pasaporte.

Represados. Pese a que la Cancillería puntualizó cuatro casos de excepción de este habilitante, son muchos los que llegan sin este documento. Desde el sábado duermen en las carpas colocadas hace varios meses por instituciones estatales y organismos internacionales. Y los viajeros siguen llegando. Entre ellos Betty Albornoz, quien viajó desde Barina con su esposo, su cuñado y sus dos hijas de 12 y 16 años. Asegura que en Venezuela tramitó el pasaporte e incluso pagó, pero no le otorgaron el documento. Betty y su familia se enteraron de la medida migratoria ecuatoriana cuando ya estaban en camino. Con maletas en mano esperaban sellar la carta andina en Colombia y el plan era sumarse al grupo de compatriotas y pedir una prórroga que les permita cruzar. El plan B es seguir el viaje caminando.

Caminando. Jorge Briceño, venezolano que está en las carpas de Rumichaca desde el pasado sábado, asegura que en su caso se enteró de la medida ya cuando estaban en camino. “Por culpa del destino llegamos tarde, pedimos que nos ayuden”. Para Jorge y Betty, el tiempo apremia porque desde el próximo sábado la medida de solicitud de pasaporte rige también en Perú.

En Rumichaca, los venezolanos escribieron una carta firmada por todos quienes están en esta situación. La tarde del domingo, varios grupos de migrantes se animaron a avanzar caminando por la Panamericana Norte E- 35. Y ese es el plan para la mayoría.

Daniel Ramírez, oficial de Policía aseguró que habrá mayor vigilancia en los pasos informales.

Venezolanos que siguen llegando sin pasaporte están en Rumichaca a la espera de una solución.
Los viajeros que no tienen pasaporte, cansados de esperar una solución, se animaron a continuar su viaje caminando.