Migrantes no tienen un hogar y tampoco existen albergues

Los espacios públicos siguen teniendo huéspedes, permanentes, todo el tiempo. Pero en sectores como La Piedra Chapetona, Parque Ciudad Blanca, Parque de La Familia, y Yacucalle la presencia de estas personas que por lo general no tienen una vivienda se ha vuelto mucho más recurrente. Existen albergues que están a cargo de la Municipalidad, sin embargo el número de personas que se encuentras viviendo en los espacios públicos supera la capacidad de los mismos.

Intendente de Policía.
“Existen personas en la Piedra Chapetona, a inicios de la pandemia se organizó todo esto, es así que nosotros ya hicimos una inspección al lugar por pedido del señor Gobernador, procedimos a verificar, para conocer cómo estaba la situación.

Debo manifestar que a inicios de la pandemia había unas 100 personas allí, ahora ese número ha reducido pero la presencia persiste”, dijo Alejandro Gómez intenten de Policía de Imbabura.

Más del tema.
“Hemos conversado con los representantes de las instituciones que también son corresponsales en esta situación. Allí se trató la forma adecuada y jurídica y también la forma adecuada, con respecto al trato de las personas, sobre todo a no vulnerar sus derechos. Estamos activados conjuntamente con Policía Nacional para realizar operativos, las semanas anteriores lo hicimos y vamos a mantener también durante estos días”, dijo el intendente de Policía.

Una historia como varias. En medio del confinamiento hace cuentas para comprar lo que consumirá durante la semana. A María Eugenia, una venezolana que apostó por la regularización ofrecida por el Gobierno cuando decidió pedir visas a sus compatriotas, en agosto del año pasado, la emergencia sanitaria del covid-19 le ha truncado su deseo de estar legalmente en Ecuador.

María Eugenia es niñera, esa es su forma de sobrevivir. Una vez que empezó el aislamiento dejó de recibir su salario, pero también perdió la cita que tenía para la regularización.

Así que las cosas se le han complicado en este tiempo. “Al perder la cita también perdí el seguro médico, porque yo compré un seguro de corta duración y pedí ese dinero”, dijo la ciudadana.