¿Migrantes están en la indefensión?

IBARRA.- La noche del martes el parque de San Francisco se alteró con la bulla y la salida abrupta de migrantes venezolanos desde las instalaciones de la misión Scalabriniana. Se habló de un desalojo, de la firma de varios documentos, de ofrecimientos incumplidos y de una afectación a sus derechos humanos.

“Nos hicieron firmar unos documentos que dicen entrega de una tarjeta de alimentación de 30 dólares por persona y un arriendo de 100 dólares, pero el lunes después del desayuno nos dicen que debemos salir sin ningún tipo de ayuda”, señaló José Hoyos uno de los voceros de los migrantes.

Ayer, en el parque era evidente la presencia de migrantes venezolanos con sus pertenencias, niños de brazos, unos en coches infantiles e incluso colchones y cobijas.

También llegaron motorizados de la Policía Nacional y Municipal, pero se limitaron a pedirles calma, que no hagan alboroto y que mantengan la paz y tranquilidad en el lugar.

Mientras eso sucedía, en otro lado del parque varios niños jugaban a la pelota, despreocupados de la triste situación y unos adultos barrían un sector en una muestra de que quieren mantener limpio el lugar.

Al ser consultados quién les pidió que desalojen el local, señalaron dos nombres Dayana y Cindy “que son directora y psicóloga de la Misión Scalabriniana, pero nosotros nunca nos pusimos violentos. Las ayudas prometidas nunca llegaron”, dijo Hoyos.

Al lugar, también arribó Angélica Manrriquez, quien a través de la fundación “Armonía Universal” presta apoyo solidario a los venezolanos. Ella se mostró dolida y preocupada por el trato brindado a sus connacionales. “estamos desde el martes en la noche por un llamado de Uslar Briceño que es el representante de los migrantes ante el Consejo de Derechos en Imbabura, nosotros venimos a mediar con la misión Scalabriniana por el desalojo de un grupo importante de personas en condición de movilidad, de una manera inadecuada, sin explicaciones y con información no verificada”.

En la semana del 22 al 29 de agosto de 2021 ingresaron a la casa de acogida “Cristo Peregrino” 14 familias, quienes voluntariamente firmaron los documentos de ingreso para la estadía temporal. Entre estos papeles se encuentran: normas de convivencia, el compromiso de asistir a las actividades psicosociales, la recepción de útiles y materiales de aseo, como la ficha psicosocial. Esto es parte de nuestro Sistema Operativo Estándar y Protocolos, SOPs, señaló la Misión Scalabriniana aclarando los hechos ocurridos en la Casa de Acogida.

La estadía temporal para las familias tiene un plazo de cinco a siete días. Por ello, a partir del lunes (30 de agosto) y martes (31 de agosto) las 14 familias debían realizar su salida técnica, para que las instalaciones de la casa de acogida tengan espacio para continuar albergando a más personas.

Debido a las opiniones dadas a diario EL NORTE Y ENTV de personas que se identifican como voceros de las familias, queremos aclarar que no se ofreció entrega de dinero ni tampoco hemos solicitado firmar documentos para este tema, para ello contamos con los respaldos correspondientes que verifican el proceso que realizamos.

Como Misión Scalabriniana lamentamos la situación que se vivió, debido a que nuestro principal objetivo es recibir, acoger, promover e integrar a las personas que migran de manera forzada de sus países de origen y buscan en el Ecuador ejercer sus plenos derechos, se dijo.