Migración al sistema fiscal es preocupante

Ibarra.- El cierre de planteles privados en el régimen Costa y la reducción de un 15 % de estudiantes matriculados han puesto en apuros al sector educativo fiscal que se ha visto presionado de atender la migración de alumnos que van llenando la capacidad de sus centros de estudios.

Este problema ahora también se observa en la Sierra. Uno de los aspectos que ha desencadenado este cambio ha sido la falta de recursos económicos debido a la pandemia.

A futuro.
Quienes sí analizan la problemática son varios expertos educativos, quienes advierten que esta situación podría originar el colapso de un sistema fiscal que nunca ha contado con una correcta planificación.

Patricio Cajas, administrador de sistemas educativos, explica que el sector educativo fiscal en este momento no solo se debate en los problemas pedagógicos y falta de infraestructura, sino en la necesidad de acogerse a un régimen sanitario debido a la pandemia del coronavirus, que obliga al distanciamiento obligatorio.

“Dónde van a meter a tantos estudiantes una vez que se reanuden las actividades escolares presenciales. Si con la cantidad de alumnos que tenía hasta el año anterior ya era un problema, con más población estudiantil sería un desastre”, menciona al vislumbrar un aula repleta de alumnos, cuando la disposición de las autoridades de Salud es guardar el distanciamiento oportuno para evitar el contagio.

También.
“Es un ideal que nunca se podrá cumplir porque los colegios públicos estarán saturados de estudiantes, como estuvieron hasta hace cinco años”, menciona Emma Marún, maestra jubilada con más de 45 años en el magisterio fiscal, quien asegura que trabajar en aulas repletas es antipedagógico y poco satisfactorio para estudiantes y docentes.