Michael J. Fitzpatrick: “Ecuador debe seguir con el sistema de dolarización”

Los numerosos reconocimientos que ha recibido el señor embajador de Estados Unidos en Ecuador, hablan de su experiencia diplomática, su carisma y sus dotes de buen conciliador. Michael Fitzpatrick, durante su visita a la provincia del Carchi, mantuvo un diálogo con diario EL NORTE a través de la señal virtual de ENtv.

¿Cuál ha sido, en términos generales, el apoyo brindado al norte del país?
Como parte de los proyectos de cooperación el gobierno de los Estados Unidos ha financiado la capacitación a jueces y fiscales por medio de un acuerdo de cooperación de USD 2,2 millones. Desde 2019, la Embajada ha proporcionado USD 17 millones para programas en el Ecuador para fortalecer la justicia penal y las capacidades en la policía.

¿El problema de la migración cómo ha sido analizado?
Desde 2017, los Estados Unidos ha proporcionado más de USD 164 millones en asistencia humanitaria en el Ecuador para apoyar a venezolanos, colombianos y comunidades de acogida vulnerables. De los USD 35 millones invertidos en asistencia alimentaria en el Ecuador el año pasado, USD 3,5 millones se destinaron a Imbabura y Carchi, beneficiando a más de 100 000 personas.

En medio de la pandemia lo que quiere la gente es reactivarse, ¿llegó la ayuda en ese sentido?
A los Estados Unidos también le interesa revitalizar la economía de estas provincias, y lo ha logrado por medio de emprendimientos. La Academia para Mujeres Emprendedoras (AWE) capacitó a 60 mujeres emprendedoras en Ibarra y Tulcán entre 2019 y 2020. Actualmente se capacitan y fortalecen sus emprendimientos 30 mujeres del cantón Montúfar, en Carchi. En todo el Ecuador unas 500 mujeres han participado en el programa y son parte de la red de emprendedoras AWE.

La seguridad en la frontera norte es vulnerable, ¿se trabaja en ese aspecto?
No solo con el tema de la seguridad, sino también migración, economía, apoyo humanitario. Estamos trabajando conjuntamente con las comunidades y las autoridades de esta hermosa región del Ecuador. Hemos tenido reuniones con varias ONGs e instituciones de las Naciones Unidas que están colaborando para reactivar la economía a pesar de la pandemia.

Usted habrá visto la cantidad de migrantes en las carreteras, ¿cómo se resuelve ese problema?
Primero debe existir una solución democrática y pacífica en Venezuela y solo así se puede mermar el flujo de refugiados y migrantes que vienen a Ecuador, Perú, Colombia y toda la región, pero mientras tanto vamos a continuar con programas de apoyo al Ecuador en particular.

¿Qué sensación tiene de nuestra gente?
A mi me impresiona por el optimismo, por el sentido de comunidad, por el valor que le dan a la minga y yo me doy cuenta que en esta parte del país existe paz social, hay gente que está trabajando en todos los retos con ánimo y positivismo, por ello quiero llegar con mi felicitación.

¿Va a continuar el apoyo financiero internacional?
El apoyo internacional para Ecuador es sumamente importante no solo del FMI, sino del BID, socios estrategicos e históricos. El FMI le ha dado un colchón, un sustento en momentos difíciles por la pandemia y por la situación económica para salir adelante. En temas macroeconómicos le da a Ecuador el tiempo necesario para que hagan las reformas que ya inició el gobierno del presidente Lenin Moreno, lo cual representa muestras de solidaridad internacional con el Ecuador.

¿Si no hay reformas, no hay recursos?
No puedo especular, pero sí diría que hay reformas que son necesarias, hay pasos que el país sabe que son necesarios y especialmente en Ecuador que está dolarizado hace 20 años. Se deber continuar con este sistema y darle las herramientas necesarias para que en el país con el esfuerzo del Estado alcance las mejores prácticas en el mundo.

¿El tema del Banco Central es una prioridad?
Sabemos que en cualquier parte del mundo un Banco Central independiente es fundamental, no se está hablando de privatizar al Banco Central, sino de hacerle independiente del Ejecutivo hoy, mañana y siempre como es en EEUU y en Europa. Eso significa que el presidente -cualquiera que sea- no puede decir con el dedo qué se debe hacer porque aquí manda él.

Y de la violencia y el narcotráfico, ¿qué decir?
Es un récord la captura de droga en el último año, lo cual es positivo, pero también es negativo porque es un indicio que hay mucha más cocaína que está pasando por aquí y otro indicio es lo que hemos visto en las cárceles, en donde hay la violencia de los carteles internacionales que están peleando por mantener el control del mercado de las drogas.

VER LA ENTREVISTA: