Mes y medio sin sueldo en el camal

Ibarra. “Queremos que nos escuchen y nos solucionen el problema. Necesitamos que nos paguen, tenemos deudas que pagar, así no se puede seguir”, enfatiza un grupo de trabajadores del camal de Ibarra.

Solo la quincena de junio han recibido en la Empresa de Faenamiento y Productos Cárnicos de Ibarra.

Aún está pendiente la mensualidad de mayo y la segunda quincena de junio. La respuesta que reciben es que en la empresa “no hay dinero”.

Testimonio. Una persona cercana a uno de los trabajadores, que pidió la reserva de su nombre, informó que la respuesta que reciben es que “desde el mes de mayo no hay dinero”.

“Tengo entendido que en Atuntaqui, donde están faenando, queda un porcentaje y, el resto va para Ibarra”, recalca.

La mujer manifiesta que los trabajadores no saben qué acciones tomar y que desconocen lo que sucederá.

“Muchos de los trabajadores tienen miedo a que existan represalias o amenazas de despidos. Nos llegó el rumor de que van a pagar en septiembre…”, expuso con preocupación la mujer. “Es algo injusto”, recalca.

El camal de Ibarra está cerrado desde el 26 de abril y, aún no tiene fecha de apertura, mientras tanto, el faenamiento se realiza en Otavalo y Antonio Ante.

Respuesta. Según el gerente de la Empresa de Faenamiento de Ibarra, Óscar Flores, “el dinero se va para los dos camales. Acá se paga una tasa de faenamiento por lo que los animales se quedan aquí (en el camal de Ibarra) para cumplir las 12 horas de reposo y luego se trasladan a Otavalo y Atuntaqui para ser faenados”.

De los 16 dólares del faenamiento de porcinos, 8 dólares son para el camal de Ibarra.

Mientras que, de cada bovino (son cerca de 19 dólares) un porcentaje es para el camal de Ibarra.

El Gerente precisa que, del dinero que se deposita quincenalmente al camal de Ibarra se cubren los pagos de servicios básicos.

Mientras que, con el valor que se cobra por el uso de corrales, transporte y refrigeración se cubre el seguro social.

Flores explica que en la cuenta de la Empresa de Faenamiento hay 9 000 dólares.

Para cubrir sueldos se requieren 30 mil dólares.

El presupuesto que necesita la empresa es de $200 mil para solucionar los problemas inmediatos.

Desde el cierre del camal existe crisis económica, según el Gerente. A lo que se suma la crisis ambiental, pues de 100 puntos, apenas tiene 6,2.

Se espera cubrir en estas semanas el pago de sueldo del mes de mayo.

Desde el cierre del camal se ha disminuido la cantidad de faenamiento.

De 60 a 90 reses, al día, que se faenaban, actualmente se trabaja con 30 animales diarios.

Lo pendiente. Una planta de tratamiento para lo que se requieren $70 mil y mejorar las condiciones exigidas por Agrocalidad son las condiciones principales para reabrir el camal.

El uso del nuevo polígono cárnico, ubicado en Turupamba, aún está pendiente.

El 90 % de instalaciones internas está listo, pero aún está pendiente el financiamiento para obras como alcantarillado externo y vialidad, por parte del GAD Municipal de Ibarra.