Mery Bonilla, cuatro años al frente de la Junta Cantonal de la Cruz Roja

Otavalo.- Mejoras en la infraestructura a través de gestiones con instituciones públicas y personas naturales, y la ‘reconstrucción del voluntariado’, de la institución, son parte del trabajo realizado por Mery Bonilla, durante los últimos cuatro años que lleva al frente de la Junta Cantonal de la Cruz Roja de Otavalo.

Inversiones
Bonilla fue vicepresidenta de la institución en 2014 y desde el 2016 ha estado dirigiendo la Junta Cantonal de este organismo humanitario. En una rueda de prensa, Bonilla dio a conocer que una de sus primeras actividades fue la construcción de dos locales comerciales con el apoyo de 6.500 dólares de la administración municipal.

“Nos ayudaron con la realización de los planos arquitectónicos, estructurales y el permiso de construcción para hacer estos locales. La empresa UNACEM – Ecuador, también portó con 100 quintales de cemento para esta obra”, destacó Bonilla.

La construcción de estos dos locales comerciales, cuyo arrendamiento ayuda a cubrir los gastos de la institución, inició con un crédito bancario, explicó la funcionaria.

En estos cuatro años también se mejoró la infraestructura del centro de capacitación de los voluntarios. Se entregaron uniformes y la institución brindó capacitación a los voluntarios. “Muchos voluntarios fueron a recibir cursos en varias regiones del país y a la Cruz Roja de Colombia”, manifestó Bonilla.

Gestión permanente
La institución es la única junta de la Cruz Roja que posee un asilo ancianos en el país. En este espacio son atendidos 30 abuelitos. Los familiares de ocho adultos mayores pagan una pensión mensual por la atención que los cuidados que brinda el Hogar de ancianos ‘Susana Mancheno de Pinto’.

Los 22 restantes son indigentes. Para poder solventar la atención de estos adultos mayores la institución realiza actividades permanentemente y con el aporte de la ciudadanía logra brindar atención las 24 horas del día a los ancianos un una cálida atención.

Otros servicios
Alrededor de 18.000 dólares se invirtió en la compra de un equipo hematológico nuevo para actualizar y mejorar los servicios alternos que brinda la institución a la población del cantón.

El laboratorio de la institución está capacitado para realizar exámenes de ADN, se aseguró en la convocatoria.