Merengues ganan sufrido partido al Betis

SEVILLA. El Real Madrid demostró que también sabe sufrir para ganar los partidos y ante el Real Betis logró una trabajada victoria por 2-3 que le hace sumar la undécima victoria como visitante y la décima consecutiva, nuevo récord en este apartado en una misma temporada, para un equipo que camina firme hacia el título.

El partido. La fuerza bética en el comienzo, con la ayuda de una animosa grada que casi llenó el Benito Villamarín, le valió al equipo de Pepe Mel para contrarrestar la calidad del adversario.


Una recuperación del balón por la banda izquierda del ataque local cogió descolocada y adelantada a la defensa madridista y una buena acción entre los dos atacantes del equipo verdiblanco acabó con pase de Rubén Castro a Jorge Molina y el fuerte remate de éste ante un Íker Casillas vendido.
No se había rebasado el minuto diez del encuentro y el Real Madrid tuvo que jugar contracorriente frente a un rival que mantuvo las líneas de presión adelantadas y que hizo difícil la conexión del centro del campo con Xabi Alonso y el alemán Sami Khedira y los dos hombres más adelantados, el argentino Gonzalo Higuaín y el portugués Cristiano Ronaldo.
El Betis, de ahí hasta el descanso, lejos de desconcentrarse por el gol encajado, mantuvo las ganas de ir hacia la portería de Casillas y Salva Sevilla gozó de una buena ocasión para poner el 2-1, pero su lanzamiento libre directo al borde de área acabó con el balón repelido por el larguero. Arrancó el partido en la segunda parte sin tregua, el ecuatoriano Jefferson Montero  marcó el segundo tanto bético y su primero con la camiseta verdiblanca. Ronaldo no perdonó cuando le llegó el balón y consiguió el tercero.