Comerciantes de mercados se sienten afectados por vendedores ambulantes

Otavalo.- Los mercados Copacabana y 24 de Mayo se ven afectados por el gran número de vendedores informales que se toman varias calles de la ciudad, especialmente los días sábados.

Mientras en el interior de los centros de expendio se esfuerzan por cumplir las medidas de bioseguridad para evitar el incremento de contagios de coronavirus, en las calles se vive un caos.

Problema público
Por tercera semana consecutiva, cuatro cuadras de las calles Morales, Colón, 31 de Octubre y Modesto Jaramillo fueron utilizadas por vendedores informales que llegaron de todas partes de la provincia.

“Acá sí dejan trabajar. En Ibarra los municipales nos quitan las cosas y no nos dejan llevar nuestro pan de cada día”, dijo Gastón Moreno, comerciante informal de productos de limpieza.

Los vendedores y ciudadanía que transitaba por estas calles estaban expuestos a posibles contagios de coronavirus, puesto que no existía el distanciamiento recomendado.

Mercados
En el interior del mercado Copacabana, la feria de productores textiles no tenía clientes. “Todos se quedan afuera por la presencia de las ventas informales”, dijo Luis Moreta, vicepresidente de la Asociación 30 de Junio.

Ellos invirtieron cerca de 3.500 dólares en implementos de bioseguridad para poder cumplir con las exigencias del COE y poder abrir la feria.
En el mercado 24 de Mayo el panorama también es desolador.

“La gente prefiere exponer sus vidas comprando en la calle. Comprar en el mercado es más seguro y con mejor calidad”, dijo Washington Vela, presidente de la Asociación 24 de Mayo