Mercado municipal de Mira pone alerta a los comerciantes

Debido a la pandemia varios han sido los retos de quienes han optado por su negocio propio para salir adelante y solventar a sus familias, pero sobre todo de quienes vivían del comercio en los mercados municipales, es así como Ana Pérez madre de familia, comenta como sus ventas se han visto afectadas debido a la competencia y demanda de muchos productos.

Anteriormente durante la pandemia se dedicaba a vender sus productos de casa en casa, pero al darse apertura en el mercado municipal de Mira, montó su puesto a la espera de clientes y ventas, pero a medida que pasaban los días, semanas y meses, su situación sigue siendo la misma.

No existe mayor número de ventas y lo que gana lo utiliza para la alimentación porque es cabeza de hogar, a pesar de que se realizó el plan de vacunación en todo el país, tenía la esperanza de que las cosas fuesen volviendo a la normalidad, pero tropezó al darse cuenta que esto terminó siendo una iniciativa para que otros mercados y tiendas dieran apertura en ciudades cercanas, lo cual ha puesto en duda el progreso de su pequeño puesto de trabajo y seguir buscando otras opciones.

Así como Anita, varios comerciantes que tienen su puesto de trabajo en el mercado municipal de Mira, se mantienen a la expectativa del progreso de su puesto de trabajo, ya que de lunes a viernes apenas logran vender y lo que obtienen del diario deben pagar a quienes les proporcionan las frutas o legumbres o también debido a que muchos de ellos no son de Mira, deben gastar en pasajes o combustible para poder abrir su puesto todos los días, por lo que muchos de ellos no generan ganancia y no resulta rentable, sin embargo, no existen por el momentos más fuentes de trabajo por las que sustentarse.

En las últimas semanas los quintales de pimiento, tomate, cebolla, entre otros productos, han aumentado de precio por lo que dificulta a los comerciantes abastecerse en grandes cantidades en sus puestos, por lo que tampoco pueden tener gran variedad para ofrecer, aún así, tratan de reemplazar por otras opciones como las frutas, para que sus clientes puedan optar por otras opciones, y no dejen de consumir sus productos.

Debido al plan de vacunación se preveía que el mercado aumente el número de comerciantes y por ende de clientes, pero lamentablemente no fue así, ya que en muchos lugares se quitaron algunas restricciones y mercados como el de San Gabriel y Él Ángel, siendo antes de la pandemia los más recurridos, nuevamente abrieron sus instalaciones, por lo que en su mayoría afectó al mercado de Mira.

Anteriormente para muchos las ventas las organizaban por días más concurridos; los días domingos, en el mercado de Mira existían muchas ventas por lo que la plaza era muy buena, los días lunes se realizaban las ventas en el mercado El Ángel por lo que los comerciantes se trasladaban hacia allá y de igual manera, las ventas eran muy productivas y los días sábados funcionaban las ventas en el mercado de San Gabriel, así que ese era el recorrido que hacían los comerciantes para obtener ganancias, sin embargo; muchos de ellos intentaron volver a lo de antes pero al ver que existía mucha demanda, se dieron cuenta que ya no es rentable y la situación es la misma en todos los mercados, por lo que actualmente se encuentran en tela de juicio, al no saber si el seguir manteniendo su puesto de trabajo, que de una u otra manera les ayuda a solventar sus gastos, o probar suerte en otros trabajos.