Mercado 24 de Mayo: frío, desolación y bajas ventas

Otavalo. La mayor parte del día los comerciantes del mercado 24 de Mayo pasan sentados, unos revisando el celular otros leyendo el periódico o llenando el crucigrama.

Esto, debido a la poca afluencia de usuarios que registra el mercado desde hace tres años, cuando fueron reubicados en este espacio.

A pesar de ello, en ciertas temporadas de feriados los vendedores organizan ferias y ofrecen descuentos con la finalidad de atraer a los compradores, ya que aseguran que el lugar está retirado de la zona céntrica del cantón.

Otra de las preocupaciones es el fuerte frío que genera la infraestructura. No importa el sol que haga, pero el frío sí es desesperante y unos optan por usar una cobija sobre sus piernas.

Mientras hicimos un recorrido en la primera planta del mercado, también pudimos constatar que no todas las lámparas funcionan por completo. Los vendedores indicaron que también es una preocupación.

Expresión. Juan Carlos Vaca es comerciante del sector de calzado y recuerda que fueron trasladados a este lugar con muchas promesas, “iba a ser el mejor mercado del país, iban a dinamizar la economía y a limpiar las calles de las ventas ambulantes, lo cual es mentira”.

Aseguró que ya son tres años y todas esas promesas no se han cumplido, ahora se sienten en total abandono. Además, indicó que les prometieron cerrar también los mercadillos, “pero todavía están ahí”.

Que los ambulantes no se queden en un solo lugar y que circulen, es el control que hacen los policías municipales.

Sin embargo, caminar por la calle Abdón Calderón es como estar en un mercado. Este sitio además del sector de la terminal terrestre, es uno de los lugares donde más se concentran las ventas informales, solo en un cuadra hay como 10 y ofrecen de todo, desde un papel higiénico hasta ropa.

Juan Carlos comenta que hasta las luces están dañadas, “cuando ya llega la tarde esto es oscuro, es un mercado que está a la deriva”.

Mencionó además, que los comerciantes aún están resistiendo, “con toda la razón del mundo han desertado, pierden la esperanza porque las autoridades han dicho que van a hacer muchas cosas pero nada de eso se ha visto”, añadió.

Asimismo manifestó que las ventas son bajas, ya que se encuentran en una competencia desleal, “no hay un control de los ambulantes. Hay personas que estamos atrasadísimas de las mensualidades porque no solo tenemos la obligación de pagar el arriendo, tenemos deudas y muchos han hecho préstamos”. Juan Carlos confirmó que el atraso se debe a que el “mercado no funciona”.

Un llamado. Este comerciante insiste a las autoridades para que hagan algo y no sean olvidados, “hay muchos comerciantes que solo viven de esto y el mercado prácticamente cada vez, va muriendo más”.

En el mercado antiguo, en el sector de Los Portales, las ventas iniciaban desde las 07:00, pero aquí los pocos usuarios empiezan a llegar desde las 10:00.

Juan Carlos está en su local de domingo a domingo aguantando también el frío, “no sé cómo pudieron hacer este mercado sin tomar en cuenta el frío que toca soportar aquí y hay personas de avanzada edad que ya no resisten”.

Una de las comerciantes que prefirió no dar su nombre, comentó también que desde que iniciaron en este nuevo espacio, poco a poco se ha vendido. Pero su criterio es otro, indicó que a raíz del paro bajó todo completamente, “ya nos vamos sin vender nada, a veces son cuatro días seguidos que no se vende”.

Comentó que a pesar de que el arriendo no es muy alto, a veces las ventas no rinden para pagar. “Creo que la mayoría igual nos estamos atrasando en los pagos”.

Gloria Portilla dedica su tiempo a llenar un crucigrama por la poca afluencia de usuarios, “las ventas son muy pocas, eso se debe a la carestía a nivel nacional”.

De la misma forma aclaró que las autoridades deberían promocionar el lugar para que la gente asista. Aunque manifestó que actualmente han bajado los precios y ya no es como antes, “necesitamos que la gente venga. Estamos pasando extremo frío porque no hay un techo que se pueda poner en el patio para que abrigue aunque sea, con el solo”.