‘Mercadito’ mantiene vigente un oficio antiguo

Ibarra. Para Domingo Mer-cado cada día es un reto, su profesión de arriero no le permite cubrir todos sus gastos pero si ayudar a su familia. Él es oriundo de San Lorenzo y llegó a Ibarra a sus 10 años de edad, actualmente tiene 65 años.

Amor por lo que hace. Al llegar a la ciudad y después de trabajar como albañil, perteneció al Sindicato de Carretas Marañón, una de las primeras cooperativas de transporte de carga en Ibarra. En la actualidad solo existen tres socios, de 65 que formaban parte.

“Mercadito”, así lo conocen sus amigos empezó a trabajar como arriero desde sus 18 años, ahí compró su primer caballo que lo recuerda con mucha alegría.

Recuerda que en esos tiempos la ciudad era muy pequeña pero tenía mucho trabajo y sus ganancias eran muy rentables.

Manifestó que hoy en día su profesión ya no es muy solicitada porque existen coches de carga y estos son más solicitados. Además está muy consciente de que su oficio cada vez tiene menos acogida y en cualquier momento podría desaparecer.

Su trabajo le permitió sacar adelante a sus tres hijos, aunque al día gana USD10 disfruta mucho de su profesión y este ingreso le sirve para su alimentación y la de su fiel amigo que lo acompaña a recorrer las calles de la ciudad, su caballo que aún no lo ha puesto un nombre. Cobra por quintal 40 centavos, lleva azúcar, arroz, harina, entre otros productos.

Trabaja de lunes a sábado desde las 08:00 hasta las 17:00, en los 47 años que se ha dedicado a esta profesión ha tenido 15 caballos, su último caballo lo adquirió hace dos años.

La parada de “Mercadito” es en las calles Luis Cabezas Borja y Pedro Moncayo, desde ahí sale con carga para recorrer las diferentes partes de la ciudad.