Mensajería ecológica aumentó en cuarentena

La mensajería ecológica que una joven profesional implementó en Ibarra hace dos años, tuvo un ligero crecimiento del 10 % en los últimos meses durante la cuarentena por la emergencia sanitaria.

En ese tiempo, los ibarreños solicitaron las compras en supermercados y pagos de servicios, ya que había restricción vehicular por el toque de queda. La movilización que usa este grupo de 5 jóvenes es la bicicleta, por lo que tenían la plena libertad de circular.

Este tipo de mensajería fue la primera que se estableció en la ciudad en 2018.

Su creadora, Rosa Matute, explicó que el crecimiento ha sido paulatino, pero en relación a la pandemia considera que fue una ayuda, “creció de una manera acelerada el servicio a domicilio, porque la gente optó por no salir de casa, fue una gran ventaja a pesar de que también paralizamos las actividades durante un mes”.

Crecimiento
En este tiempo la competencia aumentó también, “es complicado, pero esto nos da la oportunidad de buscar nuevas formas de innovar y mejorar el servicio”, agregó.

La mensajería en moto, vehículos y bicicleta creció aceleradamente, las personas aprovecharon esta oportunidad de la cuarentena para montar este tipo de emprendimiento.

Rosa empezó a hacer las encomiendas sola en su bici, “al incrementar la demanda, ya me vi en la necesidad de solicitar ayuda de más personas” contó.

Sin embargo, el número de mensajeros se mantiene hasta ahora. Rosa señaló que no vio la necesidad de contratar más personal, “hay negocios que ahora cuentan con el servicio a domicilio, y eso sí nos ha perjudicado de manera indirecta”, comentó.

Además, mencionó que el servicio a domicilio no se evidenciaba anteriormente, por lo que ahora hay dos grupos más de estos emprendimientos que usan también la bici.

“La pandemia fue una oportunidad para crecer y expandirse dependiendo del negocio que tengan”, dijo Rosa.

Además, con el grupo de mensajeros han pensado en un nuevo proyecto para mejorar el servicio y esperan presentarlo en dos o tres meses.

Por el momento, solo cubren el área urbana del cantón, a pesar de que durante la cuarentena tuvieron clientes que solicitaron el servicio desde San Antonio.

Asimismo, con la implementación de ciclovías, según Rosa, les ha permitido trabajar de mejor, “siento que ahora hay más respeto hacia nosotros”.