Mensaje eclesial de la paz

Ante el nuevo año 2020, el Santo Padre Francisco ya expresó el mensaje de la Iglesia para toda la humanidad a vivir y construir la paz con liderazgos políticos que busquen la igualdad y la defensa de los derechos humanos; combatiendo el armamentismo de las guerras fratricidas y violencia en todas sus formas que atentan a la vida humana. Los católicos y las personas de buena voluntad debemos acoger el eterno llamado de Cristo en las Bienaventuranzas que dice: “dichosos los que trabajan por la paz”. El ser humano avanza en un progreso material, económico, tecnológico pero mantiene una gran pérdida de valores y falta de respeto de la vida humana por ello, la Doctrina Social de la Iglesia, mantiene los principios morales en defensa de la paz. El papa Francisco nos dice: La paz, camino de esperanza ante los obstáculos y las pruebas; La paz, camino de escucha basado en la memoria, en la solidaridad y en la fraternidad; La paz, camino de reconciliación en la comunión fraterna; La paz, camino de conversión ecológica; donde la paz, como objeto de nuestra esperanza, es un bien precioso, al que aspira toda la humanidad. Esperar en la paz es una actitud humana que contiene una tensión existencial, y de este modo cualquier situación difícil «se puede vivir y aceptar si lleva hacia una meta, si podemos estar seguros de esta meta y si esta meta es tan grande que justifique el esfuerzo del camino”. En este sentido, la esperanza es la virtud que nos pone en camino y nos da alas para avanzar.