Menores utilizados para cometer delitos

altIBARRA Y TULCÁN.  A nivel nacional existen casos de menores implicados en delitos y es así que en Imbabura han existido casos de muertes, donde los supuestos autores del crimen han sido menores de edad.

En la provincia del Carchi ningún menor ha estado implicado en asesinatos, pero si en otros delitos como robo y comercialización de drogas.

  Menores implicados en delitos. En lo que va de 2011, en Imbabura podemos citar dos casos puntuales de crímenes supuestamente cometidos por menores de edad.

En mayo, en el cantón Cotacachi dos jóvenes murieron apuñalados y cuatro sospechosos fueron privados de su libertad, entre ellos dos adolescentes. Otra muerte que aun es investigada es el asesinato de la joven universitaria Paola Imbaquingo, que ocurrió el pasado 15 de agosto, en Yahuarcocha, donde supuestamente un menor le disparó en la cabeza al momento de asaltarla.

En lo que va del año, en Carchi, se registran 23 menores sorprendidos por la Policía en delitos flagrantes como: robos a domicilios y venta de sustancias estupefacientes, por lo que fueron procesados y trasladados hasta el Centro de Adolescentes Infractores de Ibarra CAI-I.

Las estadísticas incluyen a menores de edad de nacionalidad colombiana quienes actuaron en compañía de familiares o bandas en asaltos a personas, robos de automóviles y domicilios.

El último suceso donde participó un menor de edad en la ciudad de Tulcán, fue el asalto a un domicilio ubicado en la Maldonado y Rocafuerte. El hecho ocurrió el pasado 26 de agosto, cuando el menor amenazó con armas de fuego mientras personas  adultas cometieron el robo.

  Protección. “Las identidades de los menores son protegidas para favorecer su rehabilitación y reinserción en la sociedad”, dijo a su debido momento, Claudio Guerra, excomandante de Policía del Carchi. Según fuentes de la Dirección Nacional de la Policía Especializada en Menores (DINAPEN), en la mayoría de los casos registrados, los menores ingresaron a delinquir por influencia de sus amigos e incluso de familiares. Para evitar la participación de menores en delitos, los padres, jóvenes, niños, maestros y policías trabajan unidos.