Mejoran la visión de 169 niños con lentes gratuitos

169 niños con déficit visual fueron beneficiados en la entrega gratuita de lentes. Rocío Guerrero, madre de  Dennis Paucar de 10 años, está agradecida y contenta, expresó que este proceso es una gran ayuda: “porque a veces nosotros no contamos con dinero para adquirirlo, por eso me siento feliz porque ya mi hijo se va a poder desenvolver mejor”.    
Marcia Burbano, analista de Promoción de la Salud, manifestó que  la entrega gratuita de lentes es el resultado de un proceso de evaluación e investigación a niños y niñas con déficit visual, cuya meta es rescatar la mayor cantidad de este problema para favorecer su aprendizaje y desempeño académico.
Esta entrega está contemplada dentro del Programa Plan Visión, cuya finalidad es de que los niños y niñas cuando entren a su etapa escolar vean mejor, para  que el rendimiento de ellos sea óptimo de acuerdo a lo que desea sus padres, “por eso es importante felicitar a los padres de familia que acudieron a la primera etapa para hacer el chequeo de sus hijos”, señaló Fátima Tejada, directora Distrital.
Esta campaña comprende la primera etapa de la entrega de 169 lentes, mientras que la segunda se la realizará dependiendo el problema de visión que tengan los niños y a cuántos hay que favorecer. Los niños contemplados en el programa Plan Visión  son de 5 a 14 años, es decir, desde el inicial hasta el colegio.
El principal objetivo de este programa es permitir que los niños vean mejor y dotar de lentes gratuitos a todos los niños que lo requieran. “Para nosotros la mayor satisfacción es permitir que los niños y niñas vean bien y que el rendimiento sea óptimo”, añadió Tejada.
Liana Montenegro es una madre de familia que se benefició con estos lentes para su hijo: “estoy bastante satisfecha porque mi hijo estaba en un tratamiento y me tocaba llevarlo cada dos meses hasta Quito, y como todos sabemos que la economía en Tulcán está baja no teníamos casi para transportarnos, luego me entere de esta campaña de salud, y el profesor de mi hijo nos informó”. Su hijo Joseph Erazo de 11 años tiene discapacidad visual, miopía en el ojo izquierdo, el cual lo tiene perdido, “entonces por esa razón me siento contenta de que le hayan dado a mi hijo estos lentes que lo necesitábamos mucho”.
Fátima Tejada también explicó que a los niños hay que hacerles el chequeo de la visión cuando inician su año escolar.
“Si ellos empiezan viendo bien, tengan toda la seguridad que durante el desarrollo de sus actividades escolares serán  muy buenos y será el orgullo de los padres porque no son un futuro si no un presente, el cual tenemos que vivir cada día”.