Mejor estrategia electoral: tocar el corazón del pueblo

5f1OTAVALO. En época de campaña política nada debe quedar al azar. Se debe evitar entregar el planteamiento de la estrategia de comunicación  a inexpertos, pues se corre el riesgo de perder las elecciones por tener un mensaje “de doble filo” o que simplemente no sea impactacte y efectivo como los del candidato ganador.Emocionales. Uno de los secretos para que las campañas políticas sean efectivas es que deben ser emocionales. “Si el mensaje es estratégico  puede ser capaz de persuadir a grandes masas de personas”, sostuvo el experto mexicano en Marketing Político, Alfredo Dávalos López, quien impartió el módulo de “Comunicación Estratégica” a los asistentes de la Escuela de Formación Política en Otavalo.
Los temas. Los temas que se deben escoger para colocarlos como propuestas de los candidatos son aquellos que surgen de las necesidades prioritarias de la gente tal como:  la pobreza, alimentación, salud, educación, empleo, seguridad, vivienda, globalización, entre otros, señaló Dávalos.
Recordó un buen slogan que usó el ex presidente de la República, León Febres-Cordero: “Pan, techo y empleo” y que en algunas zonas del país originó excelente acogida; incluso en zonas populares le crearon un sinónimo con el que muchos se recreban: “Jama, caleta y camello”, que era lo mismo dicho de otra manera popular.
Ese slogan reflejaba lo que los ciudadanos tienen como prioridad: alimentación, vivienda y trabajo seguro y digno, subrayó.

 

Estudio. El experto dijo que se debe realizar un estudio de mercado para conocer a nuestro público por lo tanto de deben realizar estudios cualitativos y cuantitativos, para saber quiénes son, dónde están, qué les interesa, cuáles son sus problemas, cuáles son sus gustos, qué tipo de medios suelen emplear, cómo se comunican, cuáles son sus actividades, hobbies y qué les apasiona.
Ganar o ganar. Dávalos resaltó el hecho que se debe escoger al candidato que tiene las más posibilidades de ganar, y no lanzar a aquellos que quieren acceder al poder por un simple capricho, sabiendo que se corre el riesgo de perder.
Candidato. El experto dijo que al candidato no se le debe armar una estrategia de comunicación como si fuera un producto porque no lo es, es un candidato.