Médicos confirman que Jorge Glas está “estable” en hospital

Quito.- Los signos vitales del exvicepresidente de Ecuador Jorge Glas, en huelga de hambre desde el 22 de octubre y quien fue trasladado en la madrugada desde una cárcel de seguridad a un hospital de Quito, son “estables”, aseguró hoy Édison Ramos, director técnico médico del Hospital Carlos Andrade Marín.

Confirmó que Glas, preso por el caso Odebrecht, ingresó aproximadamente a la 01.30 hora local (06.30 GMT) “despierto, consciente, orientado, sin ningún sigo de deterioro neurológico mental, sin signos de focalidad, estable en sus signos vitales”.

Además, se constató que Glas estaba parcialmente hidratado, una situación que “ya se ha corregido mediante la administración de líquidos intravenosos”, subrayó.

De momento, se realiza una valoración nutricional para conocer el estado del paciente y de acuerdo con ello iniciar la alimentación que requiera, según Ramos, quien explicó que los exámenes practicados hasta el momento “permiten estar tranquilos” a los médicos.

“Tanto su biometría como su química sanguínea se encuentran dentro de parámetros normales, no tenemos ningún dato que nos llame la atención. Su presión arterial, su latido de corazón son (sic) prácticamente dentro de rangos establecidos para un paciente en estas condiciones”, describió.

Ramos indicó que en el transcurso del día, Glas tendrá la asistencia permanente de un médico especialista y contará con atención de enfermería “como cualquier otro paciente”.

En una conferencia de prensa puntualizó que Glas “es un paciente más y tiene los mismos derechos y restricciones que el resto de pacientes” e indicó que por disposición de la ley que garantiza la confidencialidad, no puede entrar en detalles sobre el caso.

Aseguró que el hospital garantiza atención médica con los profesionales, los exámenes que sean necesarios, mientras que la medicación y el tratamiento lo definirá el cuerpo de especialistas.

Ramos recaló que la Policía es la responsable de la seguridad del exvicepresidente, quien fue valorado el martes por médicos en la cárcel de máxima seguridad de Latacunga, a unas dos horas en automóvil de Quito.

Esos médicos consideraron que “por precaución y seguridad” debía ser trasladado a una unidad médica, indicó Ramos al señalar que llegó al Hospital Carlos Andrade Marín porque Glas tiene allí una historia clínica.

Condenado en primera instancia a seis años de cárcel por un delito de asociación ilícita en un caso relacionado con la trama en Ecuador de la firma brasileña Odebrecht, Glas inició una huelga de hambre desde el 22 de octubre.

Una medida que comenzó tras ser trasladado de una cárcel en Quito a otra de máxima seguridad en Latacunga (provincia de Cotopaxi), a raíz de la fuga del Fernando Alvarado, exsecretario de Comunicación, investigado por presunto mal uso de dinero público.

Según el Gobierno, desde el 21 de octubre, fecha en la que fue trasladado desde Quito a la prisión de máxima seguridad, Glas había recibido “85 atenciones médicas” de distintos equipos especializados.

Glas fue ministro y vicepresidente durante la Administración de Rafael Correa (2007-2017) y se presentó para repetir en 2017 en candidatura electoral con el actual mandatario Lenín Moreno, del cual se distanció apenas asumió el mando.