Médico Marlon Flores realizó la primera cirugía de alta magnitud en Ibarra

Hablar de cirugías de tercer orden o alta magnitud ya dejó de ser un mito en la ciudad de Ibarra. Al menos así lo demostró Marlon Flores, médico especialista que realizó la primera cirugía de este tipo en la capital imbabureña. El voto de confianza de Mariana Magdalena V.V, fue primordial para la operación.

“Fue una cirugía muy compleja, le hicimos un injerto de cadáver a la paciente. Trabajamos con varios tipos de prótesis y medidas quirúrgicas”, explica con la serenidad del caso, el galeno ibarreño.

Las complicaciones por una hemorragia o un sangrado masivo eran latentes, sin embargo eso se lo supo manejar con precaución.

Luego de tres horas de cirugía se culminó con éxito. “Consistía en corregir una prótesis que estaba mal puesta. Como consecuencia de esto el fémur se fracturó, luego se hizo la revisión y más la colocación del hueso proveniente de un cadáver”, corroboró.

En la mayoría de los casos, la recuperación tarda de 4 a 6 meses. Su duración dependerá de la gravedad de su fractura, de si tiene heridas cutáneas y de su gravedad. En el caso de la paciente ibarreña se tomaron todas las precauciones respectivas para realizar el procedimiento que estuvo dirigido por un equipo de profesionales netamente ibarreños quienes realizaron la exitosa cirugía.

Avance científico
El hueso de cadáver que se insertó en este caso, cumplió con todos los protocolos de bioseguridad. “Son cadáveres verificados que no tengan enfermedades infecciosas, bacterianas y virales. Comprobado esto, el hueso pasa a convertirse en un material inerte que ya no tiene reacción inmunológica”, explicó.

Los injertos óseos pueden ser autólogos (hueso de la cosecha del propio cuerpo del paciente, a menudo de la cresta ilíaca), aloinjerto (hueso de cadáver por lo general obtenido de un banco de huesos), o sintética (a menudo de sustancias de hidroxiapatita u otros de origen natural y biocompatible) con similares propiedades mecánicas al hueso.

Datos estadísticos del gremio médico aseguran que esta es la primera cirugía que se realiza en Ibarra, pues generalmente estas intervenciones se las efectúa en Quito, Guayaquil o Cuenca.

“La señora Mariana Magdalena es paciente mía desde hace unos cuatro años en el IESS”, destacó el médico traumatólogo. Luego de tres horas se logró cambiar la prótesis que se encontraba mal puesta y que ocasionó la fractura del fémur en la paciente. “Hicimos una corrección de todo esto más la colocación del injerto del hueso”, corroboró Flores.

Ya han pasado 15 días desde que se realizó la operación y los resultados son positivos. La recuperación sigue dentro de los parámetros esperados. Esto permitirá en un futuro seguir realizando este tipo de operaciones que por sus características habitualmente se las realiza en Quito.

Proceso de recuperación
Al comienzo, la fisioterapia se centrará en ejercicios de amplitud de movimiento y fortalecimiento. Según pudo conocer EL NORTE, la paciente se encuentra en franca recuperación. Se espera continuar con este tipo de cirugías en Ibarra.