Mauricio Bolaños: ‘La esperanza sigue latente’

bolanosEl entrenador ibarreño, Mauricio Bolaños, busca conseguir lo que en el 2012 no logró con el club Pilahuin Tío, que es llegar a la Serie B. Esta vez quiere hacer realidad el sueño con Deportivo Otavalo, que está en el cuadrangular final del Campeonato de Ascenso. El técnico tiene dos fechas para lograr el objetivo. Sin embargo no olvida lo que sucedió en la jornada tres ante el Clan Juvenil.

 

Todo puede pasar en un partido de fútbol ¿Qué no cumplió el Deportivo Otavalo?
Nos olvidamos de jugar al fútbol. El equipo es más ofensivo. No nos pueden hacer goles de tiros libres ni de esquina. Eso ya nos pasó en dos partidos anteriores. Nos ganan a cabecear siete veces en el área y con marcas. Eso significa que no están atentos. Se confiaron.

¿Decepcionado de sus jugadores?
Sí. Es mucho más el equipo.  Bajaron los brazos con facilidad. No entiendo que les sucedió. No cumplieron. Si se logra marcar un gol hay que defender con la vida. Faltó actitud que debían aplicar desde un principio.

¿Cree que su trabajo de la semana no se reflejó en el campo de juego?
Toda la semana cumplen al pie de la letra pero llegan al partido y sale al revés. No somos capaces de retener la bola y todo el año trabajamos en espacios reducidos.

¿La falta de jugadores en la banca, es un problema?
Me preguntaron que para el próximo partido habrá cambios. Les dije que sí pero con qué jugadores. No hay banca. Hay que ser realistas. Es lo que tenemos para enfrentar el resto del campeonato.
 
¿Cree que su ausencia pesó en la zona de entrenadores?
Cuando los jugadores son obedientes las disposiciones se cumplen inclusive en el tablero. Pero cuando hay desconcentración se debe estar pendiente de ellos todo el tiempo. No son niños para actuar así.

¿Dos finales a morir?
Sí. Todo puede pasar. Debemos ganar el miércoles y sumamos y luego a esperar. El último partido será con el club Colón en Portoviejo. Lo ideal sería terminar de local con siete puntos.
¿Cuál será el trabajo para medir al Pelileo?
Volveremos a los entrenamientos sin reproches. Esperemos que los jugadores hayan descansado para volver al objetivo que es ascender. Pienso que la afición de Otavalo se merece una alegría. Sería extraordinario ascender fuera de casa.

¿Existe aún esperanza para llegar a la Serie B?
La esperanza está latente. Ningún equipo despuntó. Pero los partidos hay que sumar tanto dentro como fuera. Nunca perdimos de locales. Lo que sí pasó que empatamos en tres ocasiones durante todo el año.

¿El arbitraje le dejó un sabor amargo?
Es otro tema. Enviaron a alguien con más experiencia que es de la primera A para controlar. Lo mismo nos pasó en Quito. Reclamé pero dicen que lo insulté pero nunca fue así.