Mauricio Bolaños, entrenador del Deportivo Otavalo, dice que la plantilla no cobra desde hace cuatro meses

bolanos

OTAVALO. La crisis económica en los equipos de fútbol no solo se siente en la Primera División del balompié ecuatoriano, sino también en la Segunda Categoría.

El Deportivo Otavalo es uno de los clubes que pasa por el peor momento a nivel financiero. Mauricio Bolaños, entrenador del club sarance, habló sobre el futuro del equipo pero sobre todo de los apuros económicos que pasa la dirigencia, el cuerpo técnico y jugadores.

Después de la última derrota ¿Hay opciones de clasificar?
Nos toca seguir jugando. Hacer lo que buscamos siempre que es ganar. Este partido que nos queda con Ciudadela del Norte debemos ir a triunfar y esperar.

Eso quiere decir que ¿El equipo depende ahora de otros resultados?
Sí. Lastimosamente ya no depende de nosotros sino de otros resultados. Pero eso es fruto de problemas que se acarrea hace un tiempo atrás.

¿A qué se refiere?
Lamentablemente no se puede manejar el fútbol, la parte psicológica del futbolista cuando hay muchos problemas económicos. Al final los resultados se reflejan de los entrenamientos y el estado de ánimo de los deportistas. Pero hemos conversado con los jugadores y quieren seguir en el torneo. Vamos a sacar un buen resultado.

¿Esperaba usted este desenlace del equipo?
No. Al principio existían otras expectativas. Había el apoyo del alcalde de la ciudad y si ya salía del club se suponía que seguiría colaborando siempre y que ayudaría a conseguir auspicios. Pero al final en el camino todo cambió y nos quedamos solos.

¿Qué cree que falló?
Esto se volvió político. Definitivamente el fútbol no puede ir mezclado con la política. Lastimosamente se fusionó y no tomaron consideración que este deporte debe ir por otro lado y al final los que pagamos los platos rotos son jugadores y cuerpo técnico.

¿Cuánto tiempo no reciben el mensual?
Estamos en el cuarto mes que no cobramos ni un solo centavo. Es más o menos un promedio de mil 200 dólares que deben por cada jugador.

¿Pierde la esperanza de recuperar ese dinero?
Como están las cosas lo más fácil es que no recibamos nada del dinero adeudado. Ya me hago a la idea que no podré cobrar.

¿Qué le dice la dirigencia actual?
Conversamos y lo que nos piden es paciencia. No les voy a abandonar a los jugadores.

¿Para usted es la peor experiencia como técnico?
Claro. Cuando uno se está preparado desde el inicio no hay problema. En el club Teodoro por ejemplo nunca pasamos esto. Es muy complicado.