Matrimonio igualitario es una tarea pendiente

Ibarra/Quito. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) determinó que los matrimonios entre parejas del mismo sexo deben ser reconocidos legalmente. Varios países adscritos a la Convención Americana de Derechos Humanos mostraron una postura a favor de esta decisión, pero también existen naciones que no lo aceptan. Por ejemplo, Ecuador está entre los países que aprueban solo la unión civil.

Antecedentes. Diana Maldonado, activista por el matrimonio civil igualitario y quien en 2014 logró inscribir su unión de hecho con Maribel Serrano, tras dos años de lucha, explicó a EL NORTE que en 2008 se realizó una reforma a la constitución en donde aparecía la figura de “unión de hecho” pero de forma estricta, entre un hombre y una mujer.

Después de una lucha incansable, ella junto a su pareja hicieron historia y en 2015 finalmente la Asamblea Nacional reformó varios artículos del código civil. La unión de hecho subió de categoría y se convirtió en estado civil y se reformó para que se establezca entre dos personas y ya no solo entre un hombre y una mujer.

Las mismas opciones. Pero ahora la lucha continúa y el siguiente paso es que las parejas del mismo sexo puedan optar entre un matrimonio civil o una unión de hecho. “Así como las parejas heterosexuales pueden escoger entre casarse o unirse pues las parejas del mismo sexo también tendríamos, en un país laico y garantista de derechos, las mismas opciones”, dice Maldonado.

Cambiar la figura. La Procuraduría General del Estado establece que si se busca dar paso al matrimonio civil igualitario en Ecuador es necesario reformar la Constitución. El domingo 14 de abril del 2019, hizo público su pronunciamiento a través de Twitter en donde señaló que: “en el artículo 67 de la Constitución de la República está definido el matrimonio como la unión entre hombre y mujer, por lo que, para cambiar esta figura es necesario una reforma de la norma constitucional”.

También aclaró que “no ha puesto en duda la competencia de la Corte Constitucional para resolver la consulta que le ha sido formulada”.

Esta declaración se refiere a la consulta de norma, enviada por la Corte Provincial de Justicia. Se pregunta si en el país es posible aplicar la Opinión Consultiva número 24 del 2017, que establece derechos más favorables para los GLBTI, sin reformar la Constitución, el Código Civil y la Ley de Datos Civiles. Esto ante una demanda de la pareja formada por Efraín Soria y Javier Benalcázar, que busca casarse. Hasta este momento la espera continúa pues el plazo vence el próximo 2 de mayo, fecha en la cual la Corte deberá decidir y emitir su respuesta.

Apoyo. “Tomando en cuenta la Constitución ecuatoriana y la opinión consultiva 024 emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que aborda dos temas, la identidad de género y el matrimonio civil igualitario, creemos que no es necesaria una reforma a la constitución ya que la misma reconoces estos otros instrumentos que dan una progresividad al aumento de los derechos humanos”, comenta Gabriel Arias, vicepresidente de la Asociación Asiris de Ibarra.

Lucha incansable. Luis Cupichamba, presidente de Asiris, dice que desde las organizaciones sociales que trabajan en las defensa de los derechos humanos se suman a la lucha por la reivindicación del derecho. “No debe existir discriminación ni brecha en el ejercicio de derechos, como es el matrimonio a razón de la orientación sexual e identidad de género. Queremos los mismos derechos con los mismos nombres que garanticen a las familias monoparentales, a las relaciones del mismo sexo el reconocimiento como cualquier otra pareja”, finalizó.