Maternidad subrogada genera debate nacional

La reproducción humana asistida y la maternidad subrogada, ambas en el artículo 196 del Código Orgánico de Salud, han levantado una ola de críticas a favor y en contra.
Con 79 votos a favor la Asamblea Nacional, aprobó de manera definitiva el texto que se demoró ocho años para ser oficializado.

La normativa pasará a conocimiento del Ejecutivo para su aprobación o veto en un plazo de 30 días.

“La maternidad subrogada estará permitida únicamente en los casos en los que existan circunstancias médicas que no permitan el embarazo en la mujer.

El anuncio es férreamente criticado por las organizaciones feministas y colectivos ciudadanos.

“Estamos en contra y debe ser prohibid. Las mujeres que utilicen esta posibilidad lo harían desde una posición o relación de poder que las pone en riesgo por ser pobre”, explicó Virginia Gómez de la Torre B, directora de Fundación Desafío, una de las organizaciones que levantaron su voz de protesta.

El texto aclara que “se prohíben las contraprestaciones económicas o compensaciones de cualquier tipo a cambio de la subrogación del vientre femenino”. Literalmente esto es una utopía, pues en las redes sociales se han convertido en un espacio común para ofertar y solicitar una madre subrogante.

Para Andrés Cacuango, jurisconsulto ibarreño, la maternidad subrogada puede causar muchos problemas pues la sociedad ecuatoriana no está preparada para este tema. “El Estado no tiene un regulación para definir los tipos de contratos a través del código civil para darle una figura como tal. A la par de la Ley de Salud debe estar amparado con otras leyes que pueden regular esta situación”

En el país el alquiler de un vientre puede costar hasta 20 mil dólares, a diferencia de Estados Unidos, donde los padres pagan hasta 100 mil dólares.