Más populares del año serán quemados

 

p4f1Tulcán. Las galletas, pavos y pastores, pasaron. Lo actual son los viejos con los cuales se despedirá el 2011 y bautizará al 2012.

 Los preferidos de la gente.  Personajes políticos locales, nacionales y extranjeros son los preferidos en la ciudad.

Aquellos personajes taquilleros del séptimo arte, los dibujos animados y súper héroes son los preferidos por los niños.

 Una tradición para la diversión.  “Toda mi vida ha transcurrido sumida en el alcohol, tomando todos los días de sol a sol, ya no me hace daño ni el metanol, aunque chupo hasta arrastrarme como caracol”, son rimas que inducen a la risa junto a las caretas de Correa, Chávez, Santos, Bucarám y Uribe junto a personajes locales del alcalde Robles, Intendenta Reina y Edwin Vaca son los más populares en la ciudad.

 Reacciones y tradiciones. Lorena Ruiz improvisó un puesto de monigotes en las calles, Olmedo y Pichincha, ella cuenta “que desde hace dos meses atrás ya se les prepara a los viejos”.

“Nosotras, las de Colombia compramos las caretas para estas fechas pues nos sirven también para el Carnaval de Pasto, dijo Ana Bolaños, quien buscaba disfraces de diablos, para divertirse en fin de año.

Yolanda Erazo, desde hace 50 años ella y su familia se dedica al negocio de los disfraces para este año esperan vender 300.

“Mami mami los pitufos”, “Cómpreme a Superman” son algunas de las reacciones de los niños en esta ciudad. Adrián Puga de 9 años le “suplicaba” a su madre que le compre a papá Pitufo quien siempre se salva de malvado Gárgamel, personaje que  no se observa entre los monigotes que se exhiben en los diferentes puntos de la ciudad.

Camilo de 19 años, aseguro que preferiría irse a otra ciudad a pasar el 31.

 Precios y tradiciones. Los precios varían, así encontramos pelucas desde los 2 dólares hasta los 15,  monigotes desde 8 dólares y los más grandes y elegantes se los encuentra hasta en 30 dólares. Los accesorios como orejas, pelucas, cuernos, luces y dotes femeninos y masculinos se los encuentra hasta por 10 dólares. La imaginación del pueblo carchense para las festividades del 31, no tendrá precio.