Más fiestas clandestinas

p23CUENCA. Botellas de cerveza, caramelos llenos de licor, preservativos, cigarrillos, fueron algunas evidencias que encontró el personal de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen), en una fiesta clandestina realizada en el sur de la capital azuaya.


Los agentes de la Dinapen ingresaron a la fiesta que, de acuerdo a la versión de los menores de edad, el valor de ingreso variaba entre 1 y 3 dólares, una situación que según las autoridades indicó que era un evento con fines lucrativos, para lo cual se debe contar con los permisos y el plan de contingencia respectivo.
El capitán Carlos Fuel, jefe de la Dinapen en el Azuay, indicó que tras conocer sobre la fiesta, se emprendió un operativo para ubicar el lugar donde se desarrollaba el evento y las circunstancias en las que se realizaba, encontrando a 34 adolescentes expuestos directamente al consumo de licor y otro tipo de sustancias.
“En esta ocasión, nuevamente se encontró las denominadas gomitas sumergidas en licor, que se utilizan para disimular el consumo de bebidas alcohólicas de forma directa entre los adolescentes, quienes pese a conocer que está prohibida esta situación, continúan asistiendo a este tipo de eventos y consumiendo estas sustancia”, comentó Fuel. Tras ser retirados del lugar, los agentes de la Dinapen entregaron los adolescentes a sus respectivos representantes, tras indicarles la situación de riesgo en la que fueron encontrados, lo que en la mayoría de los casos fue agradecido por los padres de familia, mientras que en contados casos, existió un reclamo por parte de los padres.
Fuel indicó que durante este mes, los operativos se reforzarán debido a que los adolescentes desarrollan reuniones por Navidad o fin de año, donde el consumo de licor suele ser habitual.
 
FIESTA CLANDESTINA
Las caídas son fiestas clandestinas que se promocionan por redes sociales. Se han convertido en una tendencia juvenil que pone en riesgo la integridad de los adolescentes.
Este tipo de reuniones son un gancho para inducir a los menores al consumo de bebidas alcohólicas y drogas. También son espacios donde actúan personas que se dedican a la trata de personas, que consiste en captar adolescentes mujeres para iniciarlas en la prostitución.
La Dinapen tiene un grupo de agentes que se encargan de investigar posibles actos delictivos difundidos en las redes sociales. Sus investigaciones revelan que en las ‘caídas’ hay presencia de drogas legales e ilegales y riñas. “Hay ‘brujos’ que venden tachas, polvo, marihuana, éxtasis.
Detalla que una dosis de marihuana cuesta entre 3 y 5 dólares. Los condones los regalan,