Más disturbios y requisas en el CAI

Ibarra. La presencia de un martillo en el interior de una de las celdas del Centro de Adolescentes Infractores de Ibarra alertó al personal que labora en el sitio para que se inicie con una requisa de objetos prohibidos.

Miembros de la Policía Nacional, con la autorización del director del centro, ingresaron al lugar para decomisar todos los artículos considerados prohibidos en los centros carcelarios.

Un total de 54 oficiales y clases iniciaron con el operativo y luego presentaron como resultado la incautación de un teléfono celular, un cable de luz, objeto metálico (varilla), un piedra y dos cables de cobre.

El accionar de los uniformados no dejó contentos a los internos y luego de varios minutos los agentes del orden tuvieron que retornar al sitio.

Novedades. Luego de casi una hora el personal que labora en el lugar alertó de un nuevo incidente.

Los infractores se habrían ‘revelado’ en protesta a la requisa y quemaron material didáctico en el interior de varias celdas.

Miembros del Cuerpo de Bomberos de Ibarra arribaron al sitio con una motobomba y un tanquero, y después de una rápida intervención, lograron controlar el incendio.

Los uniformados de las diferentes dependencias de la Policía calmaron los ánimos y, una vez controlado el disturbio, se retiraron del lugar y los adolescentes fueron ingresados a sus celdas para que descansaran.

Nuevo incidente. Aproximadamente a las 10:00 de ayer, los agentes del orden tuvieron una nueva alerta de que un funcionario del sitio estaría retenido por los internos, sin embargo al llegar al sitio encontraron al ciudadano en las afueras de una de las celdas.

Al conocer el hecho, la fiscal de turno solicitó la aprehensión de nueve adolescentes, sin embargo el educador emitió un informe en el que aseguró no haber sido retenido ni agredido por los internos, por lo que la fiscal ordenó que no se investigue a los jóvenes. Luego de verificar que todo se encontraba en orden, los miembros uniformados se retiraron del lugar.

Las evidencias fueron llevadas hasta la bodega de la Policía Judicial de Imbabura bajo la respectiva cadena de custodia.
Los agentes policiales ingresaron en las diferentes celdas y decomisaron todos los objetos prohibidos en el sitio.