Martina Carrillo (SIGLO XVIII)

Continuando con los líderes y  liderezas afroecuatorianos-as del siglo XVIII, hoy hablaremos, quizá de la referente más significativa no solamente para las comunidades afroecuatorianas del territorio ancestral Chota Salinas, La Concepción y Guallupe, sino para todos los afroecuatorianos, especialmente para las mujeres.

Ella es Martina Carrillo, también nativa de la Concepción, y al igual que todos los que nos hemos referido en este espacio, se encuentran en el Archivo Nacional de Quito; allí está todo el expediente de Martina Carrillo. ¿Quién fue Martina Carrillo?, conozcamos un poco del coraje y valentía de esta mujer que dejó un precedente histórico. A finales de enero de 1778 tres parejas de esclavizados de la hacienda La Concepción, indignados por los abusos y maltratos cometidos por el Administrador de la hacienda, formaron una comisión y se escaparon a Quito (sin conocimiento del Administrador); entre los miembros de esta comisión se encontraba Martina Carrillo.
Consiguieron audiencia y fueron recibidos por el Presidente Diguja, al cual le presentaron, entre otras, las siguientes quejas: Que  no recibían la cantidad suficiente de comida tal como lo estipulaba la ley. La renovación del vestuario no se efectuaba a su debido tiempo. Se obligaba a los esclavizados a trabajar los domingos,  hasta el medio día,  restándoles tiempo para el descanso y para trabajar sus pequeñas chacras. Recibían castigos demasiado rigurosos e injustificados pues eran cumplidos en sus labores. El presidente Diguja, los escuchó  pues consideraba que los esclavizados tenían derecho a recurrir a la autoridad superior. Ordenó se investigue la denuncia, la misma que se llegó a comprobar y el administrador fue destituido y los pedidos de los esclavizados, que eran derechos legítimos, fueron cumplidos; pero hasta que esto se efectivice en vista que tenía que seguir todo el proceso, cuando la comisión regresó a la Concepción llevando las buenas noticias a sus compañeros, fueron duramente castigados: A Lucumí, le dieron 500 latigazos por ser jefe de la Comisión; a Martina le dieron 300 latigazos que abrieron el pecho y le dejaron tan mal que el sacerdote le llevo los santos óleos.

 Iván Pabón
     Paboni2005@yahoo.es