Martín Purtschert espera la hora de su retorno

altIBARRA. Hace una semana que Martín Purtschert, futbolista del Valle del Chota,  que no topa el balón, pues él dejó el club de El Juncal luego de que el entrenador Luis Espinel retornó al plantel.

El deportista de descendencia europea (Suiza), trata de llevar su vida sin el balompié. Él todavía no sabe cuando volverá a una cancha y peor aún si regresará al Valle del Chota. Por el momento se dedica a su huerto orgánico, ubicado en la empresa de su familia. Allí pasa la mayor parte de su tiempo.

  Una trayectoria paralizada. El futbolista de 23 años de edad jugó balompié a nivel escolar y colegial. Cuando tenía 15 años llegó a las filas del Valle del Chota. Allí inició su carrera profesional.
Al finalizar el año académico del colegio decidió probar suerte en Suiza. Realizó una pasantía en los clubes Zürich y Basel en el 2005, pero no fue contratado y regresó al Ecuador. En ese mismo año volvió a Europa y se sumó al cuadro del Mottenz, en donde actuó por una temporada. A finales del 2006 se incorporó al Imbabura pero en el 2007 no jugó en la primera A. En el 2008 y 2009 actuó en el Teodoro Gómez en la segunda categoría.
El año pasado volvió al Valle y se convirtió en un referente, pues ascendió a la Serie B. Durante el 2010 fue el capitán del equipo, pero a inicios de esta temporada dejó ese nombramiento. Según él su mejor año fue en el 2010. Ahora su talento y habilidad con el balón está fuera de juego. Martín todavía no tiene un panorama claro de su futuro en el balompié profesional.

  Una familia que cambió. Purtschert nos confesó que Juan Yépez, exentrenador del valle, siempre trabajó en la parte anímica de los jugadores. Dice que el año pasado el equipo se convirtió en una verdadera familia.
“Juan Yépez siempre nos inculcó a que compartamos como una familia y dio resultado, pero ahora todo se complicó. Ahora solo toca esperar y seguro que no es lo que vivimos el año anterior. Esta vez, sentí no tener apoyo, pero eso pasa ”, dijo Martín.
El jugador cambió su forma de vida. El día para Purtschert ahora empieza a las 07:00 con un trote de 35 minutos. Dice que es para mantener el estado físico.
Luego visita su huerto orgánico, en donde pasa la mayor parte de su tiempo. Por la tarde trata de descansar o de realizar otro tipo de actividad como por ejemplo la música. Este último fin de semana se ocupó en actividades particulares, pero también tuvo tiempo para mirar los primeros 45 minutos del partido entre el Valle del Chota y Liga de Portoviejo. Él está casi desesperado por jugar fútbol, pero dice que tomará las cosas con calma.

  Dejó la ´U´ por el fútbol. Este año el jugador debía ingresar a séptimo nivel de la carrera de Agronomía en la Universidad Católica de Ibarra, pero decidió no estudiar por el fútbol. Él solo quiere que todo pase en el interior del club y volver a jugar ya sea dentro o fuera de la provincia.