Marlene Vela: “En el sistema de justicia es donde el correísmo metió sus garras”

Ibarra. “El Gobierno anterior, entre el periodo 2007-2017, impulsó la política de persecución y criminalización de una manera sistemática, estructurada y contundente, con el apoyo del sistema de justicia como tal, situación que mermó de manera sustancial la independencia judicial”, se lee en la introducción del Informe final de la Mesa por la verdad y la justicia, perseguidos políticos nunca más.

Una de las exjuezas que siempre se mostró crítica de estos malhadados procedimientos y que también sufrió una destitución ilegal, es la doctora Marlene Vela Vela, quien cumplía su tarea como Jueza en Imbabura.

¿En verdad se dio la metida de mano en la justicia? No solo que se dio, sino que fue anunciado públicamente y fue una estrategia que utilizó el gobierno correísta para planificar y estructurar científica y organizadamente para garantizar la impunidad que hoy tenemos.

¿A todo nivel? Se dio a nivel macro y por ello no se pueden recuperar los fondos. Hubo control de las entidades de control, perdón la redundancia, y uno de los más afectados fue el sistema judicial y prácticamente hoy diríamos, el más corrupto de todos.

¿Se cocinó todo para mantener impunidad en casos que hoy salen a la luz? Totalmente, así se fue. En el 2011 se fraguó la consulta popular para permitir meter la mano dentro de todos los organismos de control. Se propició que el Consejo de la Judicatura que es un organismo eminentemente administrativo, pase a ser como un ente superior a la jerarquía de los jueces.

¿Cómo lo lograron? Se inventaron una serie de artimañas para poder controlar a la Judicatura y a los jueces. No olvidemos que todo acto ilegal, desde una pelea familiar hasta los grandes robos al Estado, terminan dentro de la administración de justicia que para mi es la columna vertebral, corazón y cerebro de la estructura democrática de un país y esto es lo que garantiza un Estado de Derecho y Justicia.

¿Se trató de hacer algo para cambiar esto? El doctor Julio César Trujillo (+), expresidente del CPCCS, dijo que lo más complejo para poder reestructurar en algo el país es la Función Judicial. Ahí hubo muchísimos problemas por el poder político y económico que estaba involucrado.

¿Cambió en algo esa realidad? El antivalor se convirtió en valor y así seguiremos sino se hace algo para cambiar. Como país, todos tenemos la responsabilidad de ver la justicia en su real dimensión, lo que significa la afectación al ciudadano común como al que está en un puesto público. Si no asumimos el reto de reestructurar la justicia, de ver como está para poder generar y aportar cambios sustanciales, no tiene sentido ninguna lucha.

¿Siempre hubo esto? En el tiempo de Correa, contrató a Baltasar Garzón para que haga una veeduría y resulta que en su informe identifica la falta de independencia de la Función Judicial. El error inexcusable sigue vigente pero no determinado claramente.