Marianita Pijal: Comisarías de la mujer desaparecerá

pijalOtavalo. La doctora Marianita Pijal es una joven abogada que asumió desde el mes de mayo de 2012 la grave responsabilidad en la Comisaría de la Mujer. Está en comisión de servicios en la municipalidad de Otavalo en donde tiene su nombramiento.

Se habla que las comisarias de la Mujer y la Familia cambiarán su estatus jurídico, ¿cómo será?
Las comisarias de la Mujer y quienes administramos justicia conocemos que la Ley contra la violencia de la mujer y la familia quedó con muchos vacíos. Era necesario hacer una reforma urgente y profunda.

¿En qué se convertirán las comisarias?
Estamos hablando de juzgados de contravenciones. Se dijo que se van a mantener las medidas de amparo que son de aplicación inmediata. Hasta enero se posesionan los jueces de contravenciones de familia y las comisarías desaparecerán.

¿La Ley 103 es aplicable en la actualidad?
La Ley 103 en parte va a ser incluida en el Código Penal Integral, pero tiene que haber cambios porque a partir del año 2008, con la nueva Constitución la ley quedó muy corta, hay muchos vacíos legales.

¿Qué cambiaría según usted?
El procedimiento va a cambiar. Obviamente se receptarán las denuncias, pero lo que hoy son ciertas contravenciones se convertirán en delitos y por ende la pena va a subir.

¿La violencia en este ámbito aumentó o disminuyó en Otavalo?
Hemos hecho un trabajo de socialización en las comunidades rurales en donde más se presenta la violencia intrafamiliar y obviamente sumado al problema del alcoholismo. Hemos visto que la violencia ha aumentado. Las mujeres ahora conocen sus derechos y ya denuncian las agresiones, son más visibles.

¿En relación al año anterior cuánto han subido las denuncias?
En el año anterior se presentaron un promedio de 650 denuncias, ahora estamos con 800 y falta para concluir el año.

¿Cuál es el comportamiento en el sector urbano?
En el sector urbano más hay violencia psicológica, lo que no sucede en el sector rural en donde la agresión física es la que se impone.

¿Qué esfuerzo se hace en comunidades?
En este año hemos coordinado con los tenientes políticos y presidentes de las comunidades para que ellos nos ayuden a alertar, porque en violencia intrafamiliar cualquier persona puede denunciar. Hemos tenido buena apertura con los dirigentes y nos han ayudado muchísimo.

¿Y la aplicación de la justicia indígena?
Hay que trabajar mucho. Parece que la justicia indígena está folklorizada, incluso hasta politizada y no está siendo manejada adecuadamente. Pero bueno, hay que respetar algo que está reconocido por la Constitución, sin embargo considero que el tema de la violencia intrafamiliar hay que tratarlo con total sensibilidad.